Ir al contenido principal

A qué nos suena George Orwell

Este año se conmemora el 70 aniversario de la muerte de uno de los escritores ingleses más emblemáticos del siglo XX, George Orwell (1903-1950). Un hombre valiente y auténtico, divertido y trágico. Socialista convencido, acaso en esa modalidad básica de quien lucha contra la miseria y las injusticias, hoy en día algunas facciones de la izquierda no le quieren ver ni en pintura.

Hace unos años tuve el privilegio de traducir al castellano y prologar su primera obra, Vagabundo [=Sin blanca] en París y Londres, en la que describe cómo un joven de buena familia opta voluntariamente por vivir la fortuna de los desheredados para así conocerla de primera mano. Pero la experiencia de Orwell que sin duda más me marcó fue mi lectura de 1984, ese tratado de filosofía política en forma de novela (como tal es más bien flojilla) que denuncia la permanente amenaza de los estados totalitarios que pretenden sustituir la realidad por su ideología, presentada como todopoderosa e incuestionable.

“La guerra es paz, la libertad es esclavitud, la ignorancia es fuerza” son los tres eslóganes que repite la maquinaria del partido en el poder, hasta conseguir que la ciudadanía los asimile de modo irreversible y que esté en condiciones de aceptar la cuadratura del círculo (o que “2 + 2 = 5”). Esta reeducación colectiva se consigue, además de mediante la propaganda incesante unida a la represión de una cruel policía del pensamiento, con una reelaboración del lenguaje, de tal modo que se supriman las acepciones del vocabulario que resulten contrarias al mensaje del poder. Y esto complementado con un ritual de odio mediante el cual se empuja a las masas a que abominen colectivamente de quien consiga escapar de esta red, el contrarrevolucionario o disidente, si es que queda alguno.

Orwell me ha dejado una impronta indeleble en forma de permanente desconfianza hacia los dirigentes que imponen su ideología abusando de los mecanismos coercitivos y propagandísticos del poder, al tiempo que buscan reescribir la historia de modo que encaje con la doctrina ortodoxa (¿nos suena esto?). Y, por culpa de Orwell, cada vez me identifico más con un personaje de su libro anterior, en el que ensayó temas similares en forma fabulística: Benjamín, el asno de Rebelión en la Granja, demasiado veterano y escéptico para que le engañen los mesiánicos revolucionarios de la granja –unos cerdos, a la sazón—, a quienes ve convertirse, con el paso del tiempo, en un remedo aún más temible de los antiguos amos contra los que se sublevaron. De nuevo, ¿nos suena esto?

El Gran Hermano (=Hermano Mayor, en realidad) te observa



Comentarios

Entradas populares de este blog

Dos microrrelatos aumentados

En su extraordinaria intervención en el pasado taller de crítica y creación literarias, Leticia Bustamante nos dio una lección sobre los diferentes tipos de microrrelatos aumentados, entre los cuales se hallaban los inspirados por/ complementados por/ ininiteligibles sin/  una imagen.

Sesiones como aquella te amplían enormemente los horizontes, y aprendes que el microrrelato puede surgir de donde menos te lo esperas. Confieso que no he practicado demasiado tal tipo de narración aumentada, pero a veces recuerdo esta amplitud de posibilidades y me veo inclinado a proponer un minitexto asociado a una imagen. Valga este modesto ensayo en el subgénero como iniciación sin la menor pretensión,  salvo la de contar con la benevolencia de mis sufridos lectores.

El primero debe su inspiración a la campaña primavera-verano de Cortefiel.

¿Y DESPUÉS?



–Bueno, preciosa, y después, ¿qué te apetece hacer? [Con la pasta que me llevo gastando, a ver si consigo llevármela al huerto].

–Ay, no sé, la noche e…

¿Cuánto cuesta el procés del procés?

¿Cuánto nos cuesta el procés del procés? Jueces de alto nivel y altos sueldos, fiscales, abogados del Estado, secretarios, ujieres, policías, funcionarios de prisiones, prisiones, transportes, y muchos otros gastos que no quiero ni imaginar. Que doce dirigentes catalanes hayan (presuntamente) incurrido en rebelión, o sedición, nos cuesta a los contribuyentes millones de euros, que, valga el tópico, darían más fruto en áreas como alimentación, vivienda, sanidad o educación.

Pero lo más caro de este juicio no es necesariamente lo económico. Su marcada teatralidad parece servir para difundir la causa independentista dentro y fuera de nuestras fronteras, para cuestionar la justicia española, y animar a que los tribunales europeos la sigan humillando.

Imaginemos que, al concluir, los encausados recibieran las condenas que probablemente merezcan. ¿Las cumplirán, o acaso un magnánimo gobierno abierto al diálogo les acabará indultando? Incluso en este supuesto, la condena merecida no habrá he…

Mi Greene en RTVE, El País, The Times, Daily Mail...

Esta semana quiero compartir con vosotros mi satisfacción por la publicidad nacional e internacional que acaba de recibir mi libro sobre los viajes de Graham Greene por España. Ha merecido toda una página en El País (13 mayo), otra en The Times, Daily Mail y Daily Mirror (14 mayo) y un minuto en el telediario de La 1 de RTVE (14 mayo). A esto hay que añadir lo que se publicó unas semanas atrás, que relacioné en esta entrada.

Espero no aburriros, queridos amigos, lectores y voyeurs, con estos recuentos periódicos, pero por favor entended que este libro me ha llevado siete años de trabajo, así que es lógico que me alegre de que tenga cierta repercusión. Además, por si no lo sabíais (o no habíais leído mi entrada sobre la enfermedad del escritor), el autor en posparto es una criatura sumamente delicada que requiere de todo vuestro cariño y comprensión.

Así que, si queréis ejercitar estas virtudes, me presto voluntario.


ESTOS SON LOS ÚLTIMOS ENLACES

Telediario 14/5/2020, 21:00, La 1, RTVE “G…