Ir al contenido principal

Entradas

UNA IDEA PARA ESCRITORES SIN FAMA

Hace dos semanas aludía yo a la percepción, compartida por muchas editoriales, de que en España hay demasiados escritores para pocos lectores . También conjeturaba que el número de aquellos acaso no bajaba de cien mil (seguro que me quedo muy corto). Obviamente, la diosa Fama no puede sonreír a todos al mismo tiempo, pero esto no debería frustrarnos sobremanera. El don de la escritura sigue ahí, aunque nuestros admiradores no se cuenten por millares. Hoy me gustaría sugerir una propuesta para encauzar talentos no reconocidos por las masas: escribir la historia de la propia familia. Es una lástima que el recuerdo de nuestros familiares se difumine, o se pierda irremisiblemente, a partir de la tercera generación. Hoy lo habitual es que la mayoría haya conocido y tratado a sus abuelos, y que haya disfrutado de su cariño y experiencia. Mi caso (que no viene al ídem) es una excepción, pero es obvio que yo no sería quien soy sin ellos. No sé si sería otro mejor o peor (el posibilismo alterna
Entradas recientes

El hijo de don Ángel

  Reproduzco aquí un relato breve que tiene algo que ver con la actualidad (aunque no puedo revelarlo hasta el final, claro...) EL HIJO DE DON ÁNGEL Fifo se acurrucaba en su rincón favorito del patio de la escuela, su refugio habitual en las ocasiones en que protagonizaba escenas conflictivas. Pero la de hoy no tenía precedente. El hermano marista le había vuelto a sacudir en la cabeza por discutir con su alumno protegido. Mas esta vez se había vuelto contra él, le había arrojado un mendrugo de pan, y le había devuelto el piñazo con los puños. Había sido una jugada muy arriesgada, pero Fifo no soportaba los abusos de autoridad, y había hecho el propósito de responder al fraile si volvía a agredirle. Pues sí señor, lo había cumplido. Ahora procedía retirarse del escenario de tormenta y observar el desarrollo de los acontecimientos.   Desde su retiro le venían a la memoria episodios similares del pasado, cuando asistía a la escuela de la aldea. Tampoco entonces le había perdonado a la

Escritores que leen

El otro día me dejé caer por una feria del libro local, y en uno de los stands (también llamados casetas) se hallaba un autor joven, no llegaría a los treinta, bien parecido, con su impecable barbita de pocos días. De pronto dirigió la mirada y una amplia sonrisa hacia el grupo heterogéneo de ojeadores y nos apeló: --Disculpen. ¿Algunos de ustedes es lector habitual de novela negra? Porque aquí tienen un magnífico… Mi timidez innata me impidió responder de inmediato (y mucho menos revelarme como autor de sendos thrillers), pero no hizo falta, pues dos o tres chicas con acento andaluz asumieron la interlocución. El joven autor se mantuvo encantador, casi seductor, durante las ulteriores fases conversacionales, aunque no me quedé a comprobar si se consumaba el acto adquisitivo. Pero la escena me conmovió y permaneció en mi memoria, desatando inevitables recuerdos de tiempos no tan lejanos. La editorial Libros del Asteroide es una de esas honrosas excepciones que se molesta en contestar a

Zurdos, zurdas y zurdes

Yo soy zurdo. Hasta ahora no me había atrevido a declararlo así, abiertamente, cohibido como estaba ante la discriminación a la que nos somete la sociedad desde tiempo inmemorial. Sería innumerable la lista de ejemplos en los que, descarada o sutilmente, se nos discrimina a las personas zurdas, empezando por los hábitos de escritura, el mobiliario de las aulas y salones, el saludo universal tendiendo la mano derecha, el diseño de instrumentos musicales, o el de los mismos automóviles. De una forma u otra se nos está imponiendo una normalidad que pasa por lo diestro. Incluso el mismo lenguaje toma partido discriminatorio: compárese lo positivo de ser “diestro” o de tener “destrezas”, frente a lo “siniestro”, la “siniestralidad”, etc. Por eso, aprovechando estas fechas en que los gobernantes, políticos y creadores de opinión se muestran al mundo volcados en la defensa a capa y espada de la tolerancia, diversidad, igualdad y libertad (y que conste que no lo hacen por motivos electoralista

IGNACIO PEYRÓ PRESENTÓ FÁBULA 48

  Quizá esta semana un tema que podrían esperar mis decenas (o unidades) de lectores podría ser el de los indultos que tan graciosamente ha concedido nuestro gobierno; pero, además de que ya os lo advertí hace más de dos años (me tenéis que hacer más caso), asuntos de más calado ocupan mi atención. Por ejemplo, la presentación del número 48 de la revista literaria Fábula . Ojalá las personas preocupadas por la cultura no perdamos la sensibilidad para valorar que aún se produzcan esfuerzos colectivos de esta índole.   Antes de esbozar los contenidos, me referiré a la presentación celebrada el jueves 24 de junio en los jardines del Espacio Delicatto de Logroño, que contó con la intervención como padrino de Ignacio Peyró, escritor, periodista, gourmet y director del Instituto Cervantes de Londres. Desde ahí acudió ex profeso el mismo jueves para estar con nosotros, y se lo agradecemos de corazón. Tras la presentación por parte de César León (que habló con conocimiento de causa de las re

Fábula 48 con Ignacio Peyró

  Fieles a nuestras dos citas anuales con los lectores y autores de Fábula (ya sabéis, escritores que leen, lectores que escriben) esta semana celebraremos la presentación del número 48, que será apadrinado por Ignacio Peyró el jueves 24 de junio.  El acto comenzará a las 20:00 horas en los jardines del Espacio Delicatto, en la calle Pradoviejo, 66 de Logroño.  En este restaurante de referencia en La Rioja y resto de España, Peyró disertará sobre “Los escritores que amaron la cocina”, y el evento se rematará con un vino español y algunos pinchos de la casa con los asistentes. Dadas las circunstancias actuales, hemos preferido mantener el aforo limitado, y se accederá al evento previa reserva de cita, que se concertará a través del email: revistaliterariafabula@gmail.com , donde se informará de los requisitos.   Ignacio Peyró (Madrid, 1980), es un prolífico escritor, además de periodista y gourmet, autor de Pompa y circunstancia. Diccionario sentimental de la cultura inglesa   (Fór

El verdadero tercer hombre (y 2)

Varias entradas atrás prometí que leería y reseñaría el libo de Nuria Verde El verdadero tercer hombre . Por diversos motivos he tardado en ponerme, pero una vez en ello lo he terminado en dos sentadas (eso sí, de larga duración). Como recordaréis, mi interés principal radicaba en que trata de los viajes de Graham Greene por España y Portugal desde la perspectiva de uno de los cuatro conductores-acompañantes, Aurelio Verde, padre de la autora. A lo largo del libro la voz narrativa nos recuerda con frecuencia que se trata de una novela; sin embargo, el género, lejos del road movie que anuncia la contraportada, se asemeja más a la prosa confesional o autobiográfica. De hecho, hay dos partes netamente diferenciadas, aunque entremezcladas en las páginas del libro: las anécdotas de los viajes de Greene con Durán y Verde en los ochenta; y la conflictiva relación de la autora con su padre, agravada por el trastorno bipolar de este, que ella reconoce haber heredado.  Si bien recorre div