Ir al contenido principal

Trabajos que cuestan

A propósito de 1984 de Orwell, un aspecto no pequeño de la degradación que sufren los habitantes de ese mundo distópico lo marca el contraste entre la realidad que perciben y el relato de la maquinaria propagandística del estado. El indicador de la derrota final del individuo es el sometimiento a lo que le cuentan, por encima de lo que ve con sus propios ojos. Esta derrota de la realidad presenciada frente a la elocuencia del poder tiene muchas dimensiones, y daría para mucho, pero ahora pretendo aplicarlo a la crisis laboral que experimenta España en los últimos meses como consecuencia, directa pero no exclusivamente, de la pandemia.

Según los últimos datos de la Encuesta de Población Activa del INE, España tiene una tasa de paro de 15,33% (16,2% según Eurostat), la mayor de toda la Unión Europea, y la cosa se dispara al 44 % cuando se trata del empleo juvenil. El problema es muy serio y no pretendo frivolizarlo. Detrás de estos casi 3,5 millones de parados laten muchas tragedias personales, familiares y económicas. Sin duda la pandemia ha herido fatalmente a sectores como el turismo o la hostelería, la automoción, la confección o el entretenimiento. Pero en ocasiones estos datos globales contrastan con la experiencia que se nos ofrece día a día, que permanece tozudamente ante nuestra vista.

Pondré un ejemplo que me toca de cerca. En mi comunidad de propietarios llevamos más de dos años de obras de rehabilitación de estructura, que ha obligado a los residentes y profesionales a desalojar el edificio desde el inicio. En principio iba a durar tres meses, pero llevamos veinticuatro. La empresa constructora se lo toma con calma, y si te pasas por la obra lo más habitual es que encuentres tan solo a uno o dos obreros de faena. Que cada mes de retraso genere cuantiosas pérdidas parece que les trae bastante sin cuidado. Cuando hemos llamado la atención sobre el particular, el responsable de la constructora replica que no es nada fácil encontrar mano de obra.
 
Otro ejemplo también de la construcción: de parte de una persona extranjera solicité hace unos dos meses presupuesto para la rehabilitación de una casa de campo (es decir, una obra sustancial) a tres empresas de albañilería, insistiendo en que era una primera aproximación, que no se debían complicar mucho haciendo cálculos detallados. Pues bien, no he recibido aún ninguno. ¿Es esto serio?

Un último apunte. El comienzo del otoño en La Rioja lo marca la llegada de temporeros, es decir, trabajadores extranjeros que vienen para hacer el trabajo que rechazamos los autóctonos. Recordemos que en abril surgió la alarma en el campo de que no había suficiente mano de obra para la recogida de la fruta, y que hacía falta unos 100.000 trabajadores difíciles de reclutar. El problema era que las fronteras estaban cerradas y no podía acudir ese porcentaje habitual de trabajadores extranjeros en torno al 85%. Pero, ¿es esto compatible con la tasa de paro más alta de la Unión Europea?

Afortunadamente, tras mucho pensar y quizá convocar a toda la plana de asesores y expertos de confianza, el ministro de Agricultura se pronunció entonces: “Una posible solución sería la contratación de trabajadores del entorno local, personas que en estos momentos se encuentren sin ocupación y que podrían colaborar en estas tareas” (La Vanguardia, 1/4/2020). Menos mal que hay alguien que piensa en este país.

Soy consciente de que esta perspectiva es muy reducida, y que el problema del desempleo es infinitamente más complejo. Pero también estoy seguro de que usted, lector, podría aportar otro puñado de ejemplos que se han plantado tozudamente ante su vista, y que sugieren que la solución no es llegar al punto en que todos cobremos de los subsidios hasta que reviente la hucha. Sin duda, algo estamos haciendo mal.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Dos microrrelatos aumentados

En su extraordinaria intervención en el pasado taller de crítica y creación literarias, Leticia Bustamante nos dio una lección sobre los diferentes tipos de microrrelatos aumentados, entre los cuales se hallaban los inspirados por/ complementados por/ ininiteligibles sin/  una imagen.

Sesiones como aquella te amplían enormemente los horizontes, y aprendes que el microrrelato puede surgir de donde menos te lo esperas. Confieso que no he practicado demasiado tal tipo de narración aumentada, pero a veces recuerdo esta amplitud de posibilidades y me veo inclinado a proponer un minitexto asociado a una imagen. Valga este modesto ensayo en el subgénero como iniciación sin la menor pretensión,  salvo la de contar con la benevolencia de mis sufridos lectores.

El primero debe su inspiración a la campaña primavera-verano de Cortefiel.

¿Y DESPUÉS?



–Bueno, preciosa, y después, ¿qué te apetece hacer? [Con la pasta que me llevo gastando, a ver si consigo llevármela al huerto].

–Ay, no sé, la noche e…

¿Cuánto cuesta el procés del procés?

¿Cuánto nos cuesta el procés del procés? Jueces de alto nivel y altos sueldos, fiscales, abogados del Estado, secretarios, ujieres, policías, funcionarios de prisiones, prisiones, transportes, y muchos otros gastos que no quiero ni imaginar. Que doce dirigentes catalanes hayan (presuntamente) incurrido en rebelión, o sedición, nos cuesta a los contribuyentes millones de euros, que, valga el tópico, darían más fruto en áreas como alimentación, vivienda, sanidad o educación.

Pero lo más caro de este juicio no es necesariamente lo económico. Su marcada teatralidad parece servir para difundir la causa independentista dentro y fuera de nuestras fronteras, para cuestionar la justicia española, y animar a que los tribunales europeos la sigan humillando.

Imaginemos que, al concluir, los encausados recibieran las condenas que probablemente merezcan. ¿Las cumplirán, o acaso un magnánimo gobierno abierto al diálogo les acabará indultando? Incluso en este supuesto, la condena merecida no habrá he…

Mi Greene en RTVE, El País, The Times, Daily Mail...

Esta semana quiero compartir con vosotros mi satisfacción por la publicidad nacional e internacional que acaba de recibir mi libro sobre los viajes de Graham Greene por España. Ha merecido toda una página en El País (13 mayo), otra en The Times, Daily Mail y Daily Mirror (14 mayo) y un minuto en el telediario de La 1 de RTVE (14 mayo). A esto hay que añadir lo que se publicó unas semanas atrás, que relacioné en esta entrada.

Espero no aburriros, queridos amigos, lectores y voyeurs, con estos recuentos periódicos, pero por favor entended que este libro me ha llevado siete años de trabajo, así que es lógico que me alegre de que tenga cierta repercusión. Además, por si no lo sabíais (o no habíais leído mi entrada sobre la enfermedad del escritor), el autor en posparto es una criatura sumamente delicada que requiere de todo vuestro cariño y comprensión.

Así que, si queréis ejercitar estas virtudes, me presto voluntario.


ESTOS SON LOS ÚLTIMOS ENLACES

Telediario 14/5/2020, 21:00, La 1, RTVE “G…