Ir al contenido principal

Semana Santa confinada

Concluyó ya la Semana Santa 2020, la más rara que he conocido en mi existencia. No ha habido pasos, capuchones ni procesiones, aunque sí pasión, cruz, sufrimiento y muerte, y entrega por el prójimo. También algún que otro Poncio Pilatos (y quienes, como los legionarios romanos del chiste, están de-pilatos hasta los … Lo siento, no puedo resistirme a un mal chiste).

Pero hoy me quería poner algo más serio, discúlpeseme. Aunque concibo la Semana Santa como una oportunidad de reflexión y crecimiento, nunca he sido un gran seguidor de su carácter folklórico (en el buen sentido de la palabra). Cuando me he animado a salir a la calle a ver procesiones, me cuesta aguantar parado en el mismo sitio y, o bien hago un fast-forward caminando y adelantando a los procesionarios, o bien me sobreviene la inspiración para algún relato (véase el del año pasado).

Respeto mucho, sin embargo, a quienes lo viven de otra manera. A los que se pegan palizas desfilando durante horas bajo climas primaverales muy variables; a los que se desloman cargando a hombros los pasos como costaleros; a los músicos que ensayan las marchas desde el otoño o el verano anterior; a los miles de cofrades que viven con pasión (nunca mejor dicho) estas manifestaciones, o que han recibido el testigo de perpetuar una tradición de sus padres, abuelos, bisabuelos…

Sin embargo, este año, como muchísimas otras cosas, no ha podido ser. Y, para los que abrazamos la cosmovisión cristiana, tal limitación puede servir como oportunidad de entender que la iconografía puede ayudar y ayuda, pero no se puede convertir en la meta. En estos casos siempre recuerdo la célebre alegoría informática de Umberto Eco en 1994 en la que asemejaba el sistema Apple al catolicismo, por lo que tiene de amigable e icónico, y el MS-DOS (¡qué tiempos!) al protestantismo, más individualista y tortuoso. Pero a veces nos podemos pasar de icónicos, y perder de vista la esencia. Lo expresa muy bien el místico jesuita Franz Jalics:

Forzosamente llegamos a conocer a Jesucristo a través de imágenes, parábolas y relatos del evangelio. Llegamos a la fe a través de testimonios y ejemplos de nuestro prójimo, a través de congregaciones religiosas, celebraciones eucarísticas, días de retiro espiritual y acontecimientos, actividades, libros […]
Todo esto apunta más allá de sí mismo al Cristo omnipresente, que vive y actúa en todo tiempo y lugar. Poco a poco descubrimos el reino de Dios dentro de nosotros, […] en nuestra conciencia. Aprendemos a contemplar nuestro presente y en él la presencia de Jesucristo, desprovista de toda forma. Aprendemos a contemplar nuestra realidad y en ella la realidad misma, la realidad desprovista de forma, de aquel que todo lo abarca, en el que todo fue creado. (Ejercicios de contemplación, 254-5)

Así, aunque este año no hemos podido besar los pies del Cristo de Medinaceli o cantar saetas al “Cachorro”, siempre nos queda ese punto de encuentro que es la conciencia individual. No es fácil llegar, es un don. Pero, por nuestra parte, al menos podemos permanecer en alerta. Y en silencio. 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dos microrrelatos aumentados

En su extraordinaria intervención en el pasado taller de crítica y creación literarias, Leticia Bustamante nos dio una lección sobre los diferentes tipos de microrrelatos aumentados, entre los cuales se hallaban los inspirados por/ complementados por/ ininiteligibles sin/  una imagen.

Sesiones como aquella te amplían enormemente los horizontes, y aprendes que el microrrelato puede surgir de donde menos te lo esperas. Confieso que no he practicado demasiado tal tipo de narración aumentada, pero a veces recuerdo esta amplitud de posibilidades y me veo inclinado a proponer un minitexto asociado a una imagen. Valga este modesto ensayo en el subgénero como iniciación sin la menor pretensión,  salvo la de contar con la benevolencia de mis sufridos lectores.

El primero debe su inspiración a la campaña primavera-verano de Cortefiel.

¿Y DESPUÉS?



–Bueno, preciosa, y después, ¿qué te apetece hacer? [Con la pasta que me llevo gastando, a ver si consigo llevármela al huerto].

–Ay, no sé, la noche e…

¿Cuánto cuesta el procés del procés?

¿Cuánto nos cuesta el procés del procés? Jueces de alto nivel y altos sueldos, fiscales, abogados del Estado, secretarios, ujieres, policías, funcionarios de prisiones, prisiones, transportes, y muchos otros gastos que no quiero ni imaginar. Que doce dirigentes catalanes hayan (presuntamente) incurrido en rebelión, o sedición, nos cuesta a los contribuyentes millones de euros, que, valga el tópico, darían más fruto en áreas como alimentación, vivienda, sanidad o educación.

Pero lo más caro de este juicio no es necesariamente lo económico. Su marcada teatralidad parece servir para difundir la causa independentista dentro y fuera de nuestras fronteras, para cuestionar la justicia española, y animar a que los tribunales europeos la sigan humillando.

Imaginemos que, al concluir, los encausados recibieran las condenas que probablemente merezcan. ¿Las cumplirán, o acaso un magnánimo gobierno abierto al diálogo les acabará indultando? Incluso en este supuesto, la condena merecida no habrá he…

Mi Greene en RTVE, El País, The Times, Daily Mail...

Esta semana quiero compartir con vosotros mi satisfacción por la publicidad nacional e internacional que acaba de recibir mi libro sobre los viajes de Graham Greene por España. Ha merecido toda una página en El País (13 mayo), otra en The Times, Daily Mail y Daily Mirror (14 mayo) y un minuto en el telediario de La 1 de RTVE (14 mayo). A esto hay que añadir lo que se publicó unas semanas atrás, que relacioné en esta entrada.

Espero no aburriros, queridos amigos, lectores y voyeurs, con estos recuentos periódicos, pero por favor entended que este libro me ha llevado siete años de trabajo, así que es lógico que me alegre de que tenga cierta repercusión. Además, por si no lo sabíais (o no habíais leído mi entrada sobre la enfermedad del escritor), el autor en posparto es una criatura sumamente delicada que requiere de todo vuestro cariño y comprensión.

Así que, si queréis ejercitar estas virtudes, me presto voluntario.


ESTOS SON LOS ÚLTIMOS ENLACES

Telediario 14/5/2020, 21:00, La 1, RTVE “G…