Ir al contenido principal

Un virus autoritario

Además de provocar enfermedad y muerte, confinamiento y parálisis, empobrecimiento personal y nacional, este maldito Covid-19 tiene vocación de déspota. Ante su paso los gobiernos suprimen las libertades individuales e imponen regímenes autoritarios que, si bien pueden estar justificados, no deberían prolongarse ni un minuto más de lo estrictamente necesario.



Por supuesto, en tales medidas autoritarias lo colectivo prima sobre lo individual. Imaginemos, por ejemplo, un ciudadano no infectado que planteara a la autoridad que le permitiera sacar de paseo a sus tres hijos de cuatro, seis, y ocho años, que llevan un mes sin salir de las cuatro paredes del piso de 70 m2. Propone meterlos en el coche desde el garaje y llevarlos a un monte solitario para que tomen el sol, corran y ejerciten los músculos atrofiados, y respiren aire puro. No iban a tener contacto con ningún otro ser humano, y, siendo la presente una emergencia sanitaria, sería bueno para la salud de todos. ¿Imaginamos la respuesta? “Va contra el decreto.” Y, en caso de que la autoridad fuera un poco más amable, aclararía: “Si se lo permitiéramos a usted, todos podrían hacer lo mismo”.

En suma, las medidas impositivas o restrictivas se basan en una profunda desconfianza en la libertad y consiguiente responsabilidad del individuo. Se asume que en estos momentos de crisis no basta con advertir al ciudadano de que es preciso tomar medidas extremas de precaución a través de los numerosos medios de información del Estado: hay que obligarle a que las cumpla con todo el peso coercitivo de un decreto.

Sin embargo, si nos paramos a pensarlo, es obvio que este criterio está en las antípodas del concepto de democracia que vertebra (en teoría, al menos) el mundo occidental, según el cual el Pueblo tiene derecho a elegir su destino con libertad y responsabilidad, aunque se equivoque y elija mal (algo no del todo infrecuente). Por el contrario, todos los dictadores elaboran la noción de que “el Pueblo no sabe lo que le conviene”, o “no está preparado para elegir”, y se apresuran a suplir esta carencia con tanques y policía secreta.

Curiosamente, en democracia los políticos no cuestionan el acierto de la mayoría que les ha otorgado su confianza a ellos, aunque con frecuencia, en la práctica, estén convencidos de que tal mayoría no es fiable en otras materias. Algunos piensan que el Pueblo solo elige correctamente cuando les da a ellos el mando (incluso cuando no se lo haya dado por mayoría, sino que sea fruto de una carambola del complejo sistema de poder, tan inaccesible para la ciudadanía).

En fin, este es el nubarrón que me ronda hoy, al cumplirse más de un mes de encierro. De momento, quedémonos en casa, por el bien de todos, esperando que quien nos exige este enorme sacrificio personal y social ponga la gestión de la crisis en manos de las personas más preparadas y eficientes. Pero cuanto antes volvamos a ser libres, mejor. No nos acostumbremos a la jaula.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dos microrrelatos aumentados

En su extraordinaria intervención en el pasado taller de crítica y creación literarias, Leticia Bustamante nos dio una lección sobre los diferentes tipos de microrrelatos aumentados, entre los cuales se hallaban los inspirados por/ complementados por/ ininiteligibles sin/  una imagen.

Sesiones como aquella te amplían enormemente los horizontes, y aprendes que el microrrelato puede surgir de donde menos te lo esperas. Confieso que no he practicado demasiado tal tipo de narración aumentada, pero a veces recuerdo esta amplitud de posibilidades y me veo inclinado a proponer un minitexto asociado a una imagen. Valga este modesto ensayo en el subgénero como iniciación sin la menor pretensión,  salvo la de contar con la benevolencia de mis sufridos lectores.

El primero debe su inspiración a la campaña primavera-verano de Cortefiel.

¿Y DESPUÉS?



–Bueno, preciosa, y después, ¿qué te apetece hacer? [Con la pasta que me llevo gastando, a ver si consigo llevármela al huerto].

–Ay, no sé, la noche e…

¿Cuánto cuesta el procés del procés?

¿Cuánto nos cuesta el procés del procés? Jueces de alto nivel y altos sueldos, fiscales, abogados del Estado, secretarios, ujieres, policías, funcionarios de prisiones, prisiones, transportes, y muchos otros gastos que no quiero ni imaginar. Que doce dirigentes catalanes hayan (presuntamente) incurrido en rebelión, o sedición, nos cuesta a los contribuyentes millones de euros, que, valga el tópico, darían más fruto en áreas como alimentación, vivienda, sanidad o educación.

Pero lo más caro de este juicio no es necesariamente lo económico. Su marcada teatralidad parece servir para difundir la causa independentista dentro y fuera de nuestras fronteras, para cuestionar la justicia española, y animar a que los tribunales europeos la sigan humillando.

Imaginemos que, al concluir, los encausados recibieran las condenas que probablemente merezcan. ¿Las cumplirán, o acaso un magnánimo gobierno abierto al diálogo les acabará indultando? Incluso en este supuesto, la condena merecida no habrá he…

Mi Greene en RTVE, El País, The Times, Daily Mail...

Esta semana quiero compartir con vosotros mi satisfacción por la publicidad nacional e internacional que acaba de recibir mi libro sobre los viajes de Graham Greene por España. Ha merecido toda una página en El País (13 mayo), otra en The Times, Daily Mail y Daily Mirror (14 mayo) y un minuto en el telediario de La 1 de RTVE (14 mayo). A esto hay que añadir lo que se publicó unas semanas atrás, que relacioné en esta entrada.

Espero no aburriros, queridos amigos, lectores y voyeurs, con estos recuentos periódicos, pero por favor entended que este libro me ha llevado siete años de trabajo, así que es lógico que me alegre de que tenga cierta repercusión. Además, por si no lo sabíais (o no habíais leído mi entrada sobre la enfermedad del escritor), el autor en posparto es una criatura sumamente delicada que requiere de todo vuestro cariño y comprensión.

Así que, si queréis ejercitar estas virtudes, me presto voluntario.


ESTOS SON LOS ÚLTIMOS ENLACES

Telediario 14/5/2020, 21:00, La 1, RTVE “G…