Ir al contenido principal

De charanga y Mortadelo

Anoche cuando me senté en la butaca del salón, alguien estaba viendo en la tele la primera película de Mortadelo y Filemón de Javier Fesser, y me dejé llevar. De este modo me teletransporté (sic) a mi infancia feliz, cuando, en vez de la mal llamada paga, los domingos nos compraban a cada hermano un tebeo (o “chiste”), que durante un tiempo fue invariablemente el Mortadelo.



Este reencuentro con los personajes de mi infancia, aunque en versión algo más picantona de lo habitual entonces (aquí, por ejemplo, Filemón amanece en el calabozo en brazos de un energúmeno y con un bote de vaselina), me ha hecho preguntarme por qué esta pareja singular ha gozado de tal popularidad durante generaciones. Por qué la versión hispana de personajes como James Bond, los dos agentes más insensatos de una agencia disparatada, incompetentes, insensibles y primarios, se sienten como algo tan "nuestro".

Creo que la versión de Fesser capta muy bien el espíritu original de F. Vázquez, que se podría calificar como una jocosa apología de lo cutre, lo chapucero o lo primario como “typical Spanish”. De algún modo, se sugiere, a los españoles nos gusta vernos así, acaso regodeándonos en la hipótesis de que este universo mortadelil, por muy exagerado que esté, es más creíble que el heroísmo inverosímil de los personajes emblemáticos de otras naciones.

No puedo quitar de la cabeza estas ideas cuando observo, cada vez a más distancia, la vida pública española. Y cuando me planteo cómo es posible que tales o cuales personas estén rigiendo nuestros destinos, o tengan estos altos cargos, o presencio el encumbramiento a los puestos de responsabilidad de los más ineptos, la burocracia asfixiante e insensible de las instituciones, la gestión improvisada de las emergencias, el mal gasto del dinero público, la visceralidad con que nos enfrentan quienes deberían unirnos, etc., me viene a la cabeza esa imagen cutre, chapucera o primaria que en algunos momentos nos puede enorgullecer.

Y si en mi infancia eché buenas risas con Mortadelo y Filemón, en mi madurez (por llamarla de alguna forma) espero que no me broten lágrimas cuando me acosen estos ominosos pensamientos.

 

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dos microrrelatos aumentados

En su extraordinaria intervención en el pasado taller de crítica y creación literarias, Leticia Bustamante nos dio una lección sobre los diferentes tipos de microrrelatos aumentados, entre los cuales se hallaban los inspirados por/ complementados por/ ininiteligibles sin/  una imagen.

Sesiones como aquella te amplían enormemente los horizontes, y aprendes que el microrrelato puede surgir de donde menos te lo esperas. Confieso que no he practicado demasiado tal tipo de narración aumentada, pero a veces recuerdo esta amplitud de posibilidades y me veo inclinado a proponer un minitexto asociado a una imagen. Valga este modesto ensayo en el subgénero como iniciación sin la menor pretensión,  salvo la de contar con la benevolencia de mis sufridos lectores.

El primero debe su inspiración a la campaña primavera-verano de Cortefiel.

¿Y DESPUÉS?



–Bueno, preciosa, y después, ¿qué te apetece hacer? [Con la pasta que me llevo gastando, a ver si consigo llevármela al huerto].

–Ay, no sé, la noche e…

¿Cuánto cuesta el procés del procés?

¿Cuánto nos cuesta el procés del procés? Jueces de alto nivel y altos sueldos, fiscales, abogados del Estado, secretarios, ujieres, policías, funcionarios de prisiones, prisiones, transportes, y muchos otros gastos que no quiero ni imaginar. Que doce dirigentes catalanes hayan (presuntamente) incurrido en rebelión, o sedición, nos cuesta a los contribuyentes millones de euros, que, valga el tópico, darían más fruto en áreas como alimentación, vivienda, sanidad o educación.

Pero lo más caro de este juicio no es necesariamente lo económico. Su marcada teatralidad parece servir para difundir la causa independentista dentro y fuera de nuestras fronteras, para cuestionar la justicia española, y animar a que los tribunales europeos la sigan humillando.

Imaginemos que, al concluir, los encausados recibieran las condenas que probablemente merezcan. ¿Las cumplirán, o acaso un magnánimo gobierno abierto al diálogo les acabará indultando? Incluso en este supuesto, la condena merecida no habrá he…

Mi Greene en RTVE, El País, The Times, Daily Mail...

Esta semana quiero compartir con vosotros mi satisfacción por la publicidad nacional e internacional que acaba de recibir mi libro sobre los viajes de Graham Greene por España. Ha merecido toda una página en El País (13 mayo), otra en The Times, Daily Mail y Daily Mirror (14 mayo) y un minuto en el telediario de La 1 de RTVE (14 mayo). A esto hay que añadir lo que se publicó unas semanas atrás, que relacioné en esta entrada.

Espero no aburriros, queridos amigos, lectores y voyeurs, con estos recuentos periódicos, pero por favor entended que este libro me ha llevado siete años de trabajo, así que es lógico que me alegre de que tenga cierta repercusión. Además, por si no lo sabíais (o no habíais leído mi entrada sobre la enfermedad del escritor), el autor en posparto es una criatura sumamente delicada que requiere de todo vuestro cariño y comprensión.

Así que, si queréis ejercitar estas virtudes, me presto voluntario.


ESTOS SON LOS ÚLTIMOS ENLACES

Telediario 14/5/2020, 21:00, La 1, RTVE “G…