Ir al contenido principal

10 COSAS QUE NO DEBERíAMOS VOLVER A HACER

Si de todo se debería aprender, seguro que de la pandemia también se puede. Así, ciertas cosas que hasta ahora veíamos con naturalidad en adelante deberían evitarse en pro de aquello de no tropezar ene veces (si solo fuera una…) con la misma piedra.



He aquí unas pocas, a título meramente ilustrativo:

1.- Comer pinchos y tapas en un bar-restaurante que los expone encima de la barra sin más protección que el aire con sus microorganismos flotantes.

2.- Volver a dar un beso, siquiera casto, a quien, después de recibirlo y de corresponderte, te confiesa que tiene un trancazo que no se puede menear.

3.- Volver a dar la mano a quien ataja sus estornudos o toses con el mencionado apéndice, por mucho que nos desee paz y benevolencia incondicionales.

4.- Compartir ensalada con quien pincha las verduras y tomates del bol común con su tenedor personal e intransferible, máxime después de haber declarado que le duele bastante la garganta.

5.- Mantener una inane conversación en un disco-pub en la que tu interlocutor te habla a voz en grito y casi nariz con nariz para contrarrestar los decibelios del chunta-chunta.

6.- Comprar chuches a tus hijos en los establecimientos en que hay que meter un cazo en los recipientes desprotegidos donde antes han hurgado centenares de angelitos.

7.-Compartir micrófono en el karaoke con predecesores aficionados al reguetón o a las baladas románticas.

8.- Beber sidra escanciada en el vaso común, a pesar de que los entendidos dicen que el último “culín” sirve para limpiar les babes.

9.- Besar el pie de la imagen navideña del Niño Jesús, aunque el monaguillo use el trapillo gris para “limpiar” el beso de las decenas de piadosos feligreses precedentes.

y 10 (¿inevitable?).- Elegir como gobernantes a quienes crean más problemas que soluciones.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mucha mucha policía (2)

El martes, 8 de diciembre, volvía yo de Santander por la autovía A8. Ya había anochecido y la tarde permanecía gélida, ventosa y pasada por agua, como todo el puente de la Inmaculada-Constitución, quizá los peores días de 2020 en el norte de España. Al pasar las lindes de Cantabria y entrar en el País Vasco, un letrero anunció un “Control Covid-19”. Yo me preguntaba qué mente maligna podría haber dispuesto tal control bajo semejante diluvio, y quizá aferrándome a un ingenuo sentido de la bondad intrínseca del ser humano, me resistía a creer que fuera en serio. Pero sí que iba, como me dejó claro un enorme ertzaina que me mandó detener en términos inequívocos. Luego se acercó a mi puerta, me reclamó el DNI, lo pasó por una ominosa maquinita de aspecto inquisitorial, y me preguntó por el motivo de mi viaje. Este estaba plenamente justificado, pero, de nuevo por mi ingenuidad, el documento justificativo se perdía entre los papeles guardados en una cartera en el maletero. El probo agente d

Presentación de Fábula 47 con Alejandra G. Remón

El 22 de diciembre de 2020, fecha netamente prenavideña, nos visitó Alejandra G Remón para hacer las veces de madrina del número 47 de la revista literaria Fábula. El evento se celebró en el Ateneo Riojano a las 19:30, y no me dejo llevar por la facilonería cuando afirmo que fue una de las alegrías que nos ha deparado en 2020, un año más parco de lo habitual en estas.  El evento había sido organizado con mucho cuidado para guardar las precauciones de índole sanitaria que son habituales en estos tiempos. Había que reservar cita con antelación, pero conseguimos llegar al tope de aforo en el Ateneo. En el estrado nos sentamos Alejandra, Inés Lozano, y el autor de este blog. Comencé dirigiendo unas palabras a ese público tan acogedor e incondicional que nos acompañaba, e hice un breve recorrido por los contenidos del número 47, que nos ha quedado muy pocholo, y no queda feo que yo lo diga porque yo tan solo lo coordino, el número de Fábula es el fruto del esfuerzo conjunto de decenas de pe

WALTER HOOPER: EL HOMBRE QUE RESUCITÓ A C.S. LEWIS

Hace unos meses falleció Walter Hopper, un amigo entrañable. La última vez que nos vimos fue en Oxford en septiembre de 2018, y entonces intuí que esta sería en efecto la última. Había superado un cáncer y, ya cercano a los noventa, las fuerzas casi le habían abandonado. Al final, ha sido el dichoso Covid lo que le ha dado el postrero empujón al Más Allá. Walter Hooper dedicó gran parte de su vida a rescatar y difundir el legado literario de C.S. Lewis. Se conocieron en junio de 1963; Walter era un joven admirador norteamericano de paso por Inglaterra, que consiguió que su admirado autor le invitara a tomar el té en su casa. La sintonía fue total, y al cabo de unos días Lewis, incapaz de utilizar sus manos por una enfermedad degenerativa, le propuso el empleo de secretario personal. La ocupación duró tan solo unos meses, pues Lewis fallecería el 22 de noviembre de ese año (el mismo día y hora que JF Kennedy). Según refiere Walter Hooper, Lewis estaba persuadido de que su obra quedarí