Ir al contenido principal

Chivatos y rigoristas


Es obvio que en circunstancias de crisis se pone de manifiesto lo mejor y lo peor de esta criatura bípeda e implume que es el ser humano. Y la crisis del Covid-19, hoy en proceso de desescalada (esperemos), no es una excepción. Así, nunca se exagerará la edificante y heroica entrega del personal sanitario y del orden, o el trabajo insustituible de transportistas, mayoristas, personal de alimentación y farmacia y de otras necesidades básicas (me niego a incluir entre estas la venta de tabaco).

Pero, al igual que en las guerras y otras catástrofes, también en estos casos puede salir el peor yo de la persona, una faceta más sombría del fenómeno. No me refiero aquí a la (presuntamente) deficiente previsión u organización de las medidas para combatir la crisis, de la que ya tendremos tiempo en su caso de hablar. Hoy me detengo en las mezquindades de las personas pequeñas, sin poder o con muy poco, a quienes la crisis inspira para sacar su yo chivato, envidioso o de injustificado rigorismo.


Así, a todos nos han llegado historias como la de la madre que, cuando los niños aún no salían a la calle, paseaba con un hijo con discapacidad psíquica acogiéndose a la excepción que lo permitía; pero que optó por abandonar esta necesaria medida ante los continuos abucheos y recriminaciones que le caían desde ventanas y balcones. O esa otra historia del médico que se encontró con una nota en la puerta firmada por sus vecinos (acaso antes o después de asomarse a las 20:00 para aplaudir) en la que le invitaban a mudarse de residencia para prevenir posibles contagios, al ser grupo de riesgo. O la de la vecina que se dedicaba a contabilizar desde su terraza el número de veces que iba a la compra el joven de abajo, para dar parte a la policía del posible fraude en la ruptura del confinamiento. O el guarda de seguridad de supermercado que no deja que el marido entre para ayudar a cargar bolsas a su esposa necesitada de ayuda, porque la norma es la norma y aquí el que manda soy yo.

En fin, que quizá en estos días de crisis se nos pueda despertar el escolar chivato de nuestra infancia; o el fantasma del abuelo que delataba como rojos o fascistas (según el contexto) a los vecinos que detestaba; o el antepasado que asistía a la quema de brujas de la plaza aprovechando para insultarla; o, aún más atrás, a nuestro ancestro romano que acudía al circo a ver a un león triturar a un cristiano como quien hoy va al fútbol un domingo por la tarde.

Si es el caso, procuremos que se vuelva a dormir.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Mi Greene en RTVE, El País, The Times, Daily Mail...

Esta semana quiero compartir con vosotros mi satisfacción por la publicidad nacional e internacional que acaba de recibir mi libro sobre los viajes de Graham Greene por España. Ha merecido toda una página en El País (13 mayo), otra en The Times , Daily Mail y Daily Mirror (14 mayo) y un minuto en el telediario de La 1 de RTVE (14 mayo). A esto hay que añadir lo que se publicó unas semanas atrás, que relacioné en esta entrada . Espero no aburriros, queridos amigos, lectores y voyeurs, con estos recuentos periódicos, pero por favor entended que este libro me ha llevado siete años de trabajo, así que es lógico que me alegre de que tenga cierta repercusión. Además, por si no lo sabíais (o no habíais leído mi entrada sobre la enfermedad del escritor ), el autor en posparto es una criatura sumamente delicada que requiere de todo vuestro cariño y comprensión. Así que, si queréis ejercitar estas virtudes, me presto voluntario. ESTOS SON LOS ÚLTIMOS ENLACES Telediario 14/5/2020, 21:

Los viajes de Graham Greene por España y Portugal

Uno de los autores ingleses más conocidos y leídos en España en la segunda mitad del siglo XX fue sin duda Graham Greene (1904-1991). Permanente candidato al Nobel de Literatura, fue pionero entre su generación por la incorporación de técnicas fílmicas dentro de la novela, y quizá aún sea el autor reciente de habla inglesa más veces adaptado al cine. Obras como El poder y la gloria , El americano tranquilo o El factor humano fueron best-sellers indiscutibles en su tiempo, y el nombre de Greene permanece asociado a guiones de películas memorables como El Tercer Hombre o Nuestro hombre en La Habana . En la cumbre de su fama internacional en las décadas de 1970 y 1980, Graham Greene adoptó el hábito de viajar a España para descansar en compañía de su amigo español, el sacerdote y profesor de la Universidad Complutense Leopoldo Durán. El fruto más destacado de estos viajes, casi siempre en verano, fue la inspiración para su principal novela hispana, Monseñor Quijote (1982), un can

Fábula 46 y Bernardo Atxaga

Como intuía en la entrada de la semana pasada, la presentación en sociedad de Fábula 46 no será en la Bene, pero ya tenemos un “marco incomparable” para hacerlo, el patio del monasterio de San Millán de la Cogolla, cuna del castellano y del euskera. Por invitación de la Fundación San Millán nos reuniremos allí el jueves 23 de julio (Día del Libro sustituto) a media tarde para celebrar el alumbramiento del número 46 de Fábula , hija del confinamiento, una preciosidad de criatura que trae gratas sorpresas (adelanto la excelente portada de Peter Arcese).  Y lo haremos escuchando el verbo siempre fluido y sugerente de Bernardo Atxaga, Premio Nacional de las Letras 2019 entre otros muchos méritos. No deja de ser una deliciosa circunstancia que este acto que ha acabado en San Millán cuente con el apadrinamiento de un grande de las letras castellanas y vascas. El título de su charla será: “Pange lingua: Influencias imperceptibles”, y será el fruto de sus recientes reflexiones sobre