Ir al contenido principal

ASUR, 24 años de voluntariado

Este pasado jueves 5 de diciembre cumplimos 24 años de voluntariado. Me refiero a Ayuda Social Universitaria de La Rioja (ASUR), la asociación sin ánimo de lucro fundada en el entorno de la universidad riojana, por la que han pasado más de dos mil estudiantes en  el último cuarto de siglo.

Fundé ASUR en el otoño de 1995 en compañía de un amigo que entonces estudiaba último curso de empresariales. Desde este primer curso 1995-96 formamos varios grupos de voluntarios con un coordinador cada uno, que desempeñaban diversas labores altruistas en entidades o asociaciones que requerían voluntariado.

Desde entonces la llama no ha dejado de arder, y centenares, incluso miles de estudiantes de la Universidad La Rioja, se han prestado a dedicar desininteresadamente un tiempo a la semana a personas que lo necesitan.
Con los voluntarios de 2018-19

Contemplar durante todos estos años cómo sigue habiendo jóvenes que dedican muchas horas a ayudar a los demás ha sido y es para mí lo más edificante que ha pasado por mi vista. Una buena acción siempre mejora un poco el mundo, aunque no lo veamos. Pero en ocasiones incluso se llega a ver. Ya se dan casos de voluntarias que colaboran con ASUR en el mismo programa (apoyo escolar a infancia con dificultades educativas) del que fueron beneficiarias de niñas.  Ahora les toca a ellas dar de lo que han recibido.

En 1995 la Universidad de La Rioja era una institución joven, con solo tres años de vida autónoma, faltaban muchos cimientos que asentar. Los fundadores de ASUR pensábamos que así estábamos aportando un valor indispensable para el sano crecimiento de la joven universidad. Ha pasado casi medio siglo, y aún sigue sin haber una gestión institucional del voluntariado universitario. En fin, mientras no la haya, seguiremos en la brecha. Mientras el cuerpo aguante, vamos.


Comentarios

Entradas populares de este blog

Dos microrrelatos aumentados

En su extraordinaria intervención en el pasado taller de crítica y creación literarias, Leticia Bustamante nos dio una lección sobre los diferentes tipos de microrrelatos aumentados, entre los cuales se hallaban los inspirados por/ complementados por/ ininiteligibles sin/  una imagen.

Sesiones como aquella te amplían enormemente los horizontes, y aprendes que el microrrelato puede surgir de donde menos te lo esperas. Confieso que no he practicado demasiado tal tipo de narración aumentada, pero a veces recuerdo esta amplitud de posibilidades y me veo inclinado a proponer un minitexto asociado a una imagen. Valga este modesto ensayo en el subgénero como iniciación sin la menor pretensión,  salvo la de contar con la benevolencia de mis sufridos lectores.

El primero debe su inspiración a la campaña primavera-verano de Cortefiel.

¿Y DESPUÉS?



–Bueno, preciosa, y después, ¿qué te apetece hacer? [Con la pasta que me llevo gastando, a ver si consigo llevármela al huerto].

–Ay, no sé, la noche e…

¿Cuánto cuesta el procés del procés?

¿Cuánto nos cuesta el procés del procés? Jueces de alto nivel y altos sueldos, fiscales, abogados del Estado, secretarios, ujieres, policías, funcionarios de prisiones, prisiones, transportes, y muchos otros gastos que no quiero ni imaginar. Que doce dirigentes catalanes hayan (presuntamente) incurrido en rebelión, o sedición, nos cuesta a los contribuyentes millones de euros, que, valga el tópico, darían más fruto en áreas como alimentación, vivienda, sanidad o educación.

Pero lo más caro de este juicio no es necesariamente lo económico. Su marcada teatralidad parece servir para difundir la causa independentista dentro y fuera de nuestras fronteras, para cuestionar la justicia española, y animar a que los tribunales europeos la sigan humillando.

Imaginemos que, al concluir, los encausados recibieran las condenas que probablemente merezcan. ¿Las cumplirán, o acaso un magnánimo gobierno abierto al diálogo les acabará indultando? Incluso en este supuesto, la condena merecida no habrá he…

REINA ROJA, de Gómez-Jurado

Acabo de terminar Reina roja, última novela de Juan Gómez-Jurado, uno de nuestros superventas más consolidados. Es lo primero suyo que he leído, y confieso que me ha atrapado de principio a final. Esto puede parecer un elogio un tanto tópico, pero declaro que para mí resulta cada vez más infrecuente.

La novela trata de la investigación parapolicial de una desigual pareja formada por Jon Gutiérrez, inspector caído en desgracia, y Antonia Scott, una superdotada y superatormentada. Ambos han sido reclutados para prestar servicio en un cuerpo secreto que investiga los crímenes más delicados o inquietantes.

La novela se compone de una serie de fórmulas narrativas que funcionan. Los protagonistas, a pesar de ser tan discordantes, tienen su química: ella es una friki hipervulnerable y él es un poli bueno corpulento, vasco practicante, y gay fuera del armario. La historia de secuestros y chantajes está bien hilada; las descripciones son detalladas y con una cinética precisa y gráfica; el tono e…