Ir al contenido principal

"Mármol", de Beatriz de Silva



EDITORIAL: Arte Activo Ediciones
LUGAR Y FECHA: Vitoria, 2017
PÁGINAS: 80

MADUREZ DE JUVENTUD

Al docente peinador de canas que esto suscribe no deja de emocionarle el hallazgo de un poemario escrito –como reza la contraportada– por “alguien cuando tenía diecisiete y dieciocho años”. En este momento Beatriz de Silva aún no ha entrado en la veintena, y ya es capaz de ofrecer al mundo este libro elegante y profundo, con una notable sabiduría lírica y muchas promesas de futuro.
          Este Mármol, acaso inspirado en el ámbito escultórico, no es frío ni duro, pero sí un tanto oscuro, como la mayoría de los poemas que contiene. De temática variada, sus versos revelan un mundo interior rico y una extraordinaria madurez de juventud, si bien la autora opta por no confesarse abiertamente. Con sus “extrañas maneras / (desviadas y desvaídas)/ con las que diluyo lo que quiero decir”, Silva aporta evocaciones, alegorías y recreaciones poéticas de sus emociones, pero siempre (o casi) manteniendo una especie de coraza de palabras que salvaguarda su intimidad personal. No es fácil reconstruir una biografía o el germen de una experiencia a partir de estos poemas, así que el lector debe contentarse con conjeturar sobre el contexto que subyace y saborear el potencial evocador que transmiten, abstraído de la anécdota que haya podido provocarlo.
          El libro se estructura en torno a cuatro elementos de la naturaleza: tierra, aire, agua y fuego, que abarcan respectivamente lo cotidiano, lo afectivo, el espíritu y el dolor. A través de estas cuatro secciones, Silva poetiza, entre otros temas, sobre el camino para construir su propia identidad y escoger su destino (“Antes vivía, pero ahora sé que existo”, “Visto lo aprendido”), sobre las emociones contradictorias (“En medio de una burbuja”, “Quédate”), sobre las ambivalencias de la alegría (“Tierra”, “La risa”), sobre la frivolidad, acaso sintomática de muchos coetáneos (“Hasta que el cuerpo aguante”), sobre el crecimiento interior (“Agua”, “Fuego”), el paso del tiempo (“Una vez aprendí”), el poder redentor de la poesía (“Recitaré un poema”), o incluso entabla un diálogo con el “querido Tú”.

          Ciertamente, este primer libro no es impecable, ni acaso lo debiera ser. La ausencia deliberada de puntuación y la abundancia de encabalgamientos  favorecen cierta ambigüedad sintáctica que añade oscuridad al sentido del poema, y también hay “versos sueltos” que, según este reseñador, podrían retocarse. En general, pienso que Beatriz de Silva destaca en el poema corto, epigramático, como “Tierra”, o “Errante” (“Errante es el que pasa del silencio / a la palabra / de la contemplación / a la pasión / y del sueño / a la vida”), que le permite mantener una mayor consistencia tonal. Pero no cabe duda de que este primer libro supera con creces las expectativas que podría plantear la juventud de su autora, y de que revela una sintonía poética que, podemos profetizar, presagia grandes logros en un futuro no demasiado lejano.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Para Gema

ÚNICO “Qué suerte, ser pareja de un poeta”, te dijo aquella dama tan ajena —señorona prematura— durante la aburrida cena de un casorio. “Seguro que te ha escrito centenares de poemas amorosos, ¿a que sí?” “Pues no”, le contestaste, entre franca y divertida. Nos reímos. Nos miramos.   Pasaron las horas, volvimos a casa, y en aquella noche de silencios te aferré en mis brazos, y escribí nuestro único poema publicable.   Gracias por estos veintidós años    

Carmen Mola Mazo

Hace unos días los contaba yo a mis sufridos estudiantes de Literatura Victoriana que las hermanas Charlotte, Emily y Anne Brontë habían publicado sus obras con respectivos seudónimos masculinos (Currer, Ellis y Acton Bell): “No quisimos revelarnos como mujeres”, explicaron a posteriori, “porque, aunque entonces no sospechábamos que nuestra forma de escribir y pensar no era lo que se consideraba ‘femenina’, teníamos la vaga impresión de que a las autoras se las mira con mayores prejuicios”. Otra grande de las letras victorianas, Mary Ann Evans, llegó a una conclusión parecida, y toda su producción literaria se publicó bajo el nombre de George Eliot. Esto mismo sucedía en otros países como España, donde Cecilia Böhl de Faber escribía como Fernán Caballero, o en Francia, cuna de George Sand, seudónimo de Amantine Aurore Dupin de Dudevant. Pues bien, en torno a las fechas en las que yo contaba estos hechos, el certamen/macrocampaña más poderoso del panorama literario hispano rompía su

Mi acreditación a cátedra

Hoy comparto con mis lectores de blog una buena noticia en lo personal: he recibido la acreditación a catedrático de universidad, en el área de Filología Inglesa. Me lo comunicaron hace unas semanas, pero se ha hecho público hace una. No es el final del camino, por supuesto, pero es un paso decisivo. Por favor, alégrate conmigo. Hubo un tiempo en la universidad española en que una persona podía llegar a la cátedra si jugaba bien sus cartas, aunque no contara con una destacada producción académica de libros y artículos, docencia, u otros méritos. Supongo que el sistema actual, mediante el que una agencia centralizada (la imponente ANECA) otorga la acreditación a la categoría profesional tras un exigente proceso de análisis de méritos, resulta más objetivo y equitativo. Pero no está exento de riesgos. Si tuviera que diagnosticar los peligros que acechan a la educación actual, en sus diversos niveles, uno sería la menguante autonomía del docente para ejercer su magisterio. En esta cues