Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de mayo, 2018

CIEN MIL

Un poema de Nada personal especialmente dedicado al 66,4 % de los votantes irlandeses.



Narrativas que funcionan

Como avancé en la última entrada, ya se abrió la inscripción para los cursos de verano de la Universidad de La Rioja, entre los que está el VI Taller de Creación y Crítica Literarias: Narrativas que funcionan. Responde a un formato similar al de los que organicé entre 2010 y 2014: sesiones vespertinas de dos horas, teoría combinada con práctica, invitados de prestigio del mundo literario --escritores, críticos y editores-- con buenas habilidades comunicativas, que nos hagan aprender disfrutando.
    En esta edición hay caras clásicas y otras nuevas. Arranca el 26 de junio con la intervención de Rubén Abella, novelista, cuentista y profesor. Rubén es el único que ha repetido en las seis ediciones, y sus oyentes saben por qué. En sus sesiones, impartidas con vivacidad y entusiasmo, explica con claridad varias estrategias narrativas y pone tareas que las ejemplifican bien.
Berna González Harbour es nueva en estos talleres. La escuché en una mesa redonda de periodistas-escritores en Logroño…

TRES ACTIVIDADES LITERARIAS PRÓXIMAS

Esta semana me toca anunciar tres actividades literarias en las que estoy implicado. Las dos primeras sucederán en la semana próxima, es decir, la del 21-27 mayo. La tercera es para finales de junio, pero comienza la inscripción en breve.

La primera es la presentación del número 42 de la revista literaria Fábula, que llega así a sus 22 años de vida. Este número tiene varias sorpresas gratas, pero a nivel interno supone la incorporación a la revista de un nuevo equipo de redacción con mucho entusiasmo y competencia. ¡Bienvenidos! El acto vendrá amadrinado por Espido Freire, tal como se detalla abajo:



La segunda actividad es la tercera (¡y última!) presentación en Logroño de mi novela Descubre por qué te mato. Si estás por los alrededores, te agradeceré tu compañía. Si no sabes por qué es conveniente acompañar a los escritores en su post-parto, sugiero que releas esta entrada antigua.


Por último, esta semana se abrirá el plazo para la inscripción en el VI Taller de Creación y Crítica Liter…

No hay más que una

Hoy, día de la Madre, resucito un antiguo relato de cuando la gente se escribía cartas. No sé qué tal habrá envejecido...

NO HAY MAS QUE UNA

            Qué lata de correo, todos los días cientos de propagandas que ni te interesan ni te sirven para nada. Ya podrían gastarse los dineros en algo más de provecho, no te digo. En fin, lo que es yo, no pienso despertar a Tinín para darle esta carta, desde luego que no. Con lo lindo que está mi niño ahí todo dormidito, soñando con los angelitos, como cuando era pequeñín. No, yo no le despierto, de ninguna manera, qué ganas de molestar tienen esos amigotes. Y eso que he procurado que Tinín no se echara muchos amigotes porque ya sabes cómo son los niños de ahora, que en seguida se las saben todas, son unos granujas y unos pícaros de tomo y lomo, te lo digo yo, que no tengo un pelo de tonta, ni nunca lo he tenido, mucho ojo. Y es que ahora saben mucho más del sexo y todas esas cosas, pero lo que es madurar, mucho más inmaduros que los de antes, te…

El chachachá del tren

El tren siempre ha sido mi transporte favorito. Cada vez que puedo me encanta sentarme junto a la ventana y contemplar la sucesión de campos y cielos, edificios y colinas, árboles y postes, de estampas cinéticas de vidas que no son la mía y que solo pasan unos segundos por mi vista.             Además de la contemplación, el tren siempre ha constituido un entorno propicio para la lectura, e incluso la escritura. Muchos de mis (pocos) poemas han nacido en vagones, acunados por el suave traqueteo. Sin embargo, recientemente no es tan fácil gozar de esta tranquilidad idílica de antaño.
Hace pocos días fui a Madrid invitado por una universidad para disertar sobre mi viejo amigo Waugh. Regresé en el Alvia de las 18:35 y me dispuse a concentrarme para disfrutar de tres horas y media de deliciosa lectura. La película anunciada no suponía una tentación: ya la habían puesto el día anterior (¿habría cerrado el cineclub?) y no merecía una segunda vista. Se trataba de la historia de una tenista nor…