Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2018

Confesiones de un autor en postparto (II)

Hace unas semanas reconocía en este blog mi estado de complicaciones postparturientas como resultado de haber dado a luz una nueva novela. Por si alguien se quedó preocupado, estoy bien, gracias. Creo que sobreviviré. Confirmo haber padecido esta curiosa enfermedad anímica, pero con menos virulencia que antaño. Igual estoy madurando… Pero, ¿se ha curado por completo?, me preguntaréis. No, todavía no. Y la responsabilidad paternal que siento hacia mi neonata criatura (que el moralista de pacotilla aludido seguirá llamando “ego”) me sigue empujando a promoverla por mi cuenta, y esto no contribuye mucho a la completa curación. He conocido a escritores –acaso más jóvenes y/o más profesionalizados– que disfrutaban con la campaña de promoción que sigue al alumbramiento, con las entrevistas y las presentaciones. Yo cada vez menos. Y en ocasiones me pesan más los sinsabores que las alegrías recibidas, aunque estas tengan más entidad. Por ejemplo, hasta la fecha he organizado cuatro presentacion…

CONTRATAR PROFESORADO

Hay ocasiones en las que no se pone solución a un problema porque, sencillamente, no se plantea como tal. Hacerlo así conllevaría admitir presupuestos incómodos o de difícil encaje. Se podrían poner varios ejemplos de esto, pero mencionaré uno que he presenciado esta semana. En el pasado he expuesto en este foro los que juzgo posibles defectos en el engranaje de las universidades públicas españolas. Aunque quizá me llegue a arrepentir de mi vehemencia cuando sea mayor (si es que llego), declaro que mis críticas pasadas provinieron de un genuino deseo de que el sistema público de educación funcione y llegue a ser un referente, Creo que la clave del éxito de una empresa –quizá todavía más la pública– radica en una competente selección de personal, y de que este cumpla las expectativas sobre su valía y capacidad de trabajo. Es cierto que en los últimos años se han dado pasos para mejorar la transparencia y la igualdad de oportunidades en la contratación pública de profesorado universitario…

¿IGUALDAD O PARIDAD?

Todavía nos dura la resaca de las movilizaciones feministas del 8 de marzo, un “día histórico”, un “antes y un después”, como proclaman sus heraldos por doquier. Ciertamente hay que felicitar a quien haya estado detrás de esta iniciativa, a la eminencia gris (imagino que un ente más influyente que el movimiento “#Me Too”) por haber conseguido esta participación masiva. Y aunque ha sido una convocatoria internacional, hay que felicitar especialmente a las/los activistas españolas/es por el elevado índice de seguimiento, sin que lo empañe la consideración de que en España no nos cuesta tanto salir a la calle.
          No encuentro objeciones a los fines de la movilización, al menos tal como se presentan en la superficie. ¿Qué persona de bien no quiere que se elimine la discriminación, la brecha salarial, o que cese el maltrato a mujeres? Y estoy seguro de que los cientos de miles de manifestantes que salieron a la calle son personas de bien.
Pero a veces me da por sospechar que no todo e…

MESAS REDONDAS DISTÓPICAS