SALUDOS, LECTORES...

SALUDOS, AMIGOS, LECTORES Y VOYEURS, Y BIENVENIDOS A ESTE BLOG.


SI QUIERES ECHAR UN VISTAZO A MIS LIBROS, HAZ CLIC AQUÍ,

O VISITA MI PÁGINA WEB: www.carlosvillarflor.com


domingo, 25 de febrero de 2018

Dos eventos en Madrid



Esta semana entrante intervendré en dos actos literarios en Madrid en los que disertaré sobre mis dos últimas novelas. El primero será en la Mesa de Escritores del Congreso Internacional de Narrativas Distópicas celebrado en la Universidad San Pablo CEU, en el que tendré el gran honor de compartir mesa con el premio Nadal y premio Planeta Lorenzo Silva, y con el premio Nacional de Narrativa y miembro de la RAE José María Merino, el martes 27 de febrero a partir de las 18:00.

En la Mesa de Escritores hablaré de mi penúltima novela, Solo yo me salvo, uno de los pocos ejemplos de narrativa distópica producido en la literatura española reciente. La novela está ambientada en una España del futuro en la que la sociedad ha evolucionado en la dirección de un pensamiento débil que posibilita la imposición de un mayor totalitarismo ideológico.

El día siguiente, miércoles 28 de febrero, presentaré  Descubre por qué te mato en la Casa del Libro ubicada en la madrileña calle de Alcalá, 96, a partir de las 19:00. Me acompañará Rubén Abella, y mantendremos una charla distendida y, sin duda, enjundiosa.

Como se suele decir, invitado quien lo lea.

 

domingo, 18 de febrero de 2018

El veto a Alicia Rubio



­­
Transcribo, con ligeras modificaciones, la tribuna que apareció en el Diario Montañés del 28 de febrero, con el título de "El veto a Alicia Rubio (y a los que vengan)"

Tengo muy a gala el amor por la libertad; me gusta que me dejen ser como soy y que respeten mi individualidad. Precisamente por eso me alarma enterarme de sucesos recientes en los que ciertos colectivos “libertarios” ejercen de inquisidores contra el disidente y de impulsores de la censura preventiva

En esta ocasión me centraré a la mordaza que casi treinta colectivos lograron imponer sobre la conferenciante Alicia Rubio intimidando al Ateneo de Santander (supuestamente un foro de libertad) [Leer noticia]. Al grito de “homófoba” han conseguido hacer a esta profesora de instituto un colosal “bullying”, y amenazan con promover medidas coercitivas a cualquiera que ose seguir sus pasos en el futuro.
Ni conozco a la Sra. Rubio ni he leído su polémico libro (y, por tanto, no estoy en condiciones de valorar sus ideas), pero me espanta que se vete a un ponente en un foro ciudadano aplicando el principio de presunción de culpabilidad. ¿Cómo se puede amordazar a alguien, en una democracia, alegando que su conferencia aún no pronunciada es a priori reprobable?
          Tengo bien claro que la identidad sexual de cada uno/a es materia de respeto y nunca puede ser objeto de discriminación. Me parece muy legítimo que el colectivo LGTB luche por sus convicciones y derechos. Pero ahora sus activistas más influyentes ha traspasado una frontera y se encaminan a imponer la aquiescencia universal a unas doctrinas muy opinables (en el mejor de los casos) por vía coercitiva, sea jurídica o fáctica.
La discrepancia ideológica es la esencia de la salud democrática de un pueblo. No todo el mundo considera aconsejable que se imparta en las aulas la doctrina de que el sexo no es biológico sino cultural, o a que un menor de edad decida cambiar de sexo sin que los padres puedan opinar. Pero nuestros colectivos “libertarios” utilizan una insidiosa estrategia: a quien discrepe de estos u otros postulados se le tilda de “homófobo”, “tránsfobo” o similares, y entonces, así descalificado, privado de dignidad y de su derecho constitucional a la libre expresión, se le hace merecedor de las penas de la aniquilación.
          Pero, ¿es Alicia Rubio (y los que vengan) “homófoba” de verdad?  Yo puedo respetar a un fumador y esto no significa que esté de acuerdo con sus hábitos de vida. Yo puedo respetar al creyente de una determinada fe sin admitir que sus creencias sean verdad. Si llega el momento de expresar mi opinión, ¿estoy incurriendo en un delito de odio si valoro negativamente el hábito del fumador, o los dogmas del creyente? Calificar a la discrepancia ideológica como “delito de odio” es un recurso espeluznante de todas las dictaduras totalitarias.
          En vez de ejercer toda su fuerza política y mediática (que ahora es apabullante) para imponer la mordaza, los miembros de los colectivos implicados deberían haber acudido a la conferencia de Alicia Rubio, tranquilamente, y en la ronda de preguntas podrían haber planteado sus objeciones con serenidad, y haber mantenido un debate intelectual y ciudadano. ¿Acaso tienen miedo de que las leyes coercitivas de género se debatan en foros públicos? Quizá si se hablara más de ellas la ciudadanía se informaría mejor, conocería sus puntos conflictivos y podría opinar. Pero no, ahora quien discrepe es un “ultraderechista” digno de desprecio. Siempre es más fácil formar turba y quemar al hereje. A veces parece que no hemos aprendido mucho en cuarenta años de democracia.

domingo, 11 de febrero de 2018

Entrevista y dos reseñas

Bueno, hace tiempo que no os hablo de Descubre por qué te mato. No sé si debería disculparme cada vez que lo haga en este foro de nuevo, pues puede parecer algo más repetitivo de lo habitual. Pero tened en cuenta que un libro es una especie de hijo, que uno ha llevado no nueve meses, sino años, y el posparto debe durar mucho todavía.
Recientemente la novela ha sido objeto de una entrevista larga en el semanario digital Spoonful, una reseña en La Rioja, otra en Sotileza (que aún no tengo a mano) y una nota informativa en la nueva web Cantabreando. Os entresaco alguos fragmentos de las tres disponibles y los respectivos enlaces.


1) ENTREVISTA EN SPOONFUL (9 febrero 2017)
'Quería reflexionar sobre la vulnerabilidad del personaje público cuando emite un mensaje a la masa anónima'
Carlos Villar Flor es profesor universitario y escritor. Su última novela se titula 'Descubre por qué te mato', una historia que pone en marcha el cronómetro cuando un profesional del periodismo recibe una amenaza y un plazo para que se ejecute. Apunta Villar Flor que la historia surgió de su reflexión y preocupación por la vulnerabilidad de un personaje público cuando emite un mensaje a una masa anónima. Tras 'Hay cosas peores que la lluvia. Trece relatos insomnes', 'Calle Menor', 'Mientras ella sea clara', 'Sólo yo me salvo y otros relatos del tiempo sobrante', el escritor santanderino pero asentado en Logroño se adentra en thriller aceptando el reto que le proponía la chispa que dio pie a la novela. Poco maniático, reconoce que escribe primero a mano, "en papel reciclado que es más comprensivo y paciente que el exigente ordenador'./Javi Muro
SPOONFUL.- ¿Comenzamos a leer ‘Descubre por qué te mato’ y en qué historia nos estamos adentrando?
Entramos en una especie de thriller en el que no ha habido asesinato material pero sí una amenaza de muerte al protagonista. Por inversión de roles, la posible víctima se convierte en el investigador de su propio (posible) crimen. Quizá uno de los inconvenientes del thriller clásico es que la víctima muere en los comienzos sin dejar al lector tiempo para empatizar con ella, y, por tanto, se malogra un recurso que podría generar un interesante dramatismo. Mi protagonista, en cambio, siente en todo momento la proximidad de su muerte, y esto favorece que al lector no le deje indiferente.
 LEER LA ENTREVISTA COMPLETA


2) RESEÑA:Algo más que una novela negra
ALONSO CHÁVARRI

[...] una excelente novela negra, pues esto es 'Descubre por qué te mato', una novela de misterio, intriga, crímenes... con todos los ingredientes del género negro, en el que el autor ha demostrado manejarse con mucha solvencia, desde un planteamiento inicial que agarra al lector, pasando por un desarrollo que mantiene la intriga, hasta un final sorprendente, tres de las patas en que se sostiene la mesa de la novela negra; la cuarta es el talento, que tampoco falta en esta obra. No obstante, el libro es algo más que una novela negra habitual, pues no se limita a agradar al lector sino que respeta los tradicionales cánones de las buenas novelas, haciéndolo con un lenguaje literario y cuidado, a la vez que sobrio y eficaz, sin abusar del diálogo, como suelen hacer los escritores comunes de novela negra, y haciendo pausas argumentales en las que introduce sus atinadas reflexiones y sus críticas sociales y, especialmente, su moderado desacuerdo con el sesgo que las nuevas tecnologías están dando a la forma de vida actual.
      El gran hallazgo argumental es que el autor mezcla, en la investigación que el personaje principal, amenazado de muerte, lleva a cabo para intentar salvarse, sus problemas amorosos, muy reales y cotidianos, con su trabajo como periodista y con un caso de abusos sexuales, por los que fue condenado un profesor con cierta ligereza, lo cual remueve la conciencia del protagonista por haber echado leña al fuego como reportero.[...]


3) NOTA EN CANTABREANDO
 “‘Descubre por qué te mato’ pretende ser además una reflexión sobre las repercusiones de la crisis económica padecida en nuestro país, y esta aparece con frecuencia como telón de fondo. Se mencionan también diversos temas actuales como la precariedad laboral, los fraudes bancarios, los casos de pederastia, la corrupción o los desahucios, siguiendo así una tradición de la novela negra contemporánea, que busca ser reflejo de la sociedad en la que se ubica la historia”

LEER NOTA COMPLETA

domingo, 4 de febrero de 2018

¿POESÍA O NARRATIVA?

Vuelvo a bajar un poema de Nada personal. En este momento en que aún sufro las secuelas del posparto novelístico (ver entrada aludida)me resulta gracioso releerme. (Por cierto, el ripio es intencionado, que conste...)




PRIVILEGIO

Lo bueno que tiene ser poeta
es que nadie de ti espera un palimpsesto
(catorce haikus dicen que es poemario),
no tienes que halagar a tus audiencias
ni mantener las cotas de mercado.
Lo bueno que tiene ser poeta
es que no te has de vender en los programas
de prime time, ni salir en telediarios.
Si eres un poeta nada obliga
a usar los consabidos ingredientes
que desde la caverna han funcionado.
Ya sabéis, chica bien conoce a chico malo,
intrigas vaticanas/monacales,
patadas al diafragma de la Historia,
escenas de erotismo desabrido,
pobre niño presencia asesinato
salvaje de sus dos progenitores,
y al final del relato, ya tío cachas
le tritura la sesera al homicida,
etcétera y etcétera.
No tienes que escribir para que adapten
tu simple cuento a la gran pantalla,
o lo que es peor, que lo destrocen
en una miniserie con estrellas
españolas emergentes.

La conclusión es clara:
por mucho más que omito
además de lo anterior,
a mí me gustaría ser poeta,
si es que llego a ser mayor.