Ir al contenido principal

¿Y si se bloquea el PIN?

Esta semana se habla en España del llamado “Pin parental”, es decir, se debate sobre si las administraciones públicas reconocen o no el derecho de los progenitores a negarse a que sus hijos reciban charlas obligatorias de sexualidad en el colegio. El gobierno central y los gobiernos autonómicos progresistas manifiestan que los progenitores disidentes no tienen este supuesto derecho, y juran o prometen por su honor que harán lo posible para que no lo puedan ejercer. Incluso alguna ministra se ha desmarcado con declaraciones del tipo de “Los hijos no son de los padres”.

Y, ¿cómo lo veo yo?, me preguntarás. Ah, astuto lector, quieres acorralarme una vez más, ¿verdad? Si digo que reconozco la libertad parental de elegir el modo de transmitir educación sexual me dirás que apoyo iniciativas de la derecha, es decir, de la ultraderecha, y que por tanto no merezco ni el aire que respiro. Si por el contrario apoyo la negativa de los gobiernos de izquierda dirás que menudo liberal de pacotilla estoy hecho, que he sucumbido ante el peso de la ortodoxia imperante, etc. Diga lo que diga, estoy vendido.

Por tanto, te tendrás que contentar con un: “Pues depende” propio de mis remotas raíces galaicas. Creo que es positivo que se enseñe sexualidad en el aula, y que un buen enfoque puede evitar muchos problemas derivados de la ignorancia. Habría que deslindar los aspectos biológicos de los morales-ideológicos y quedarse con los primeros, pues no hay que presuponer una unanimidad en la aceptación de los segundos.

Y, en cualquier caso, lo que nunca deben hacer personas con cargos de gobierno es insultar con imputaciones fascistas desde sus púlpitos (o sillones) a los colectivos que reclaman, sobre todo cuando estos los componen honrados padres y madres de familia preocupados por sus hijos. Algo en el enfoque que se pretende dar a esta nueva educación sexual les alarma mucho, tanto que han abandonado su proverbial rechazo a meterse en líos para salir a la calle. Al menos habría que dialogar con ellos (también), a ver si se puede consensuar un tipo de educación sexual que no genere tanta aprensión.

Es verdad que habrá progenitores que no quieran o sepan enseñar valores, y que los poderes públicos tendrán en ese caso que suplir. Pero esto no se puede convertir en una persecución de la disidencia. Y si hay un sistema de valores que el sistema ha de enseñar inequívocamente en el aula y reclamar acatamiento universal, siquiera externo, es el de los constitucionales. Ya saben: igualdad (de verdad), no discriminación, derecho a la vida y a la integridad, libertad ideológica, religiosa y de culto, derecho a la libertad y seguridad, libertad de expresión... ¿Seguimos? Porque luego viene el artículo 27.3, bastante inequívoco…

Comentarios

Entradas populares de este blog

Dos microrrelatos aumentados

En su extraordinaria intervención en el pasado taller de crítica y creación literarias, Leticia Bustamante nos dio una lección sobre los diferentes tipos de microrrelatos aumentados, entre los cuales se hallaban los inspirados por/ complementados por/ ininiteligibles sin/  una imagen.

Sesiones como aquella te amplían enormemente los horizontes, y aprendes que el microrrelato puede surgir de donde menos te lo esperas. Confieso que no he practicado demasiado tal tipo de narración aumentada, pero a veces recuerdo esta amplitud de posibilidades y me veo inclinado a proponer un minitexto asociado a una imagen. Valga este modesto ensayo en el subgénero como iniciación sin la menor pretensión,  salvo la de contar con la benevolencia de mis sufridos lectores.

El primero debe su inspiración a la campaña primavera-verano de Cortefiel.

¿Y DESPUÉS?



–Bueno, preciosa, y después, ¿qué te apetece hacer? [Con la pasta que me llevo gastando, a ver si consigo llevármela al huerto].

–Ay, no sé, la noche e…

¿Cuánto cuesta el procés del procés?

¿Cuánto nos cuesta el procés del procés?  Jueces de alto nivel y altos sueldos, fiscales, abogados del Estado, secretarios, ujieres, policías, funcionarios de prisiones, prisiones , transportes, y muchos otros gastos que no quiero ni imaginar. Que doce dirigentes catalanes hayan (presuntamente) incurrido en rebelión, o sedición, nos cuesta a los contribuyentes millones de euros, que, valga el tópico, darían más fruto en áreas como alimentación, vivienda, sanidad o educación.

Pero lo más caro de este juicio no es necesariamente lo económico. Su marcada teatralidad parece servir para difundir la causa independentista dentro y fuera de nuestras fronteras , para cuestionar la justicia española, y animar a que los tribunales europeos nos sigan humillando.

Imaginemos que, al concluir, los encausados recibieran las condenas que probablemente merezcan. ¿Las cumplirán, o acaso un magnánimo gobierno abierto al diálogo les acabará indultando? Incluso en este supuesto, la condena merecida no habr…

REINA ROJA, de Gómez-Jurado

Acabo de terminar Reina roja, última novela de Juan Gómez-Jurado, uno de nuestros superventas más consolidados. Es lo primero suyo que he leído, y confieso que me ha atrapado de principio a final. Esto puede parecer un elogio un tanto tópico, pero declaro que para mí resulta cada vez más infrecuente.

La novela trata de la investigación parapolicial de una desigual pareja formada por Jon Gutiérrez, inspector caído en desgracia, y Antonia Scott, una superdotada y superatormentada. Ambos han sido reclutados para prestar servicio en un cuerpo secreto que investiga los crímenes más delicados o inquietantes.

La novela se compone de una serie de fórmulas narrativas que funcionan. Los protagonistas, a pesar de ser tan discordantes, tienen su química: ella es una friki hipervulnerable y él es un poli bueno corpulento, vasco practicante, y gay fuera del armario. La historia de secuestros y chantajes está bien hilada; las descripciones son detalladas y con una cinética precisa y gráfica; el tono e…