Ir al contenido principal

Franco redivivo


Como todo el mundo sabe, el problema más inquietante en España era el lugar donde reposaba el cadáver de Franco. Afortunadamente, nuestro valeroso presidente en funciones, don Pedro Sánchez, ha movilizado todos los recursos del gobierno para solucionarlo, y este pasado jueves 24 de octubre de 2019 ha llevado a cabo la histórica hazaña del desenterramiento del féretro y posterior enterramiento en otro lugar. A partir de ahora, ni la desaceleración de la economía, ni la nueva crisis que se avecina, ni el desgobierno sin visos de consenso, ni la falta de libertad en Cataluña, ni la violencia callejera, machista o independentista, ni siquiera el cambio climático nos tendrán que preocupar.

No es hazaña pequeña, no, y es posible que los votantes del señor Sánchez lo valoren en su elevada medida. Pero, ¿quién sabe qué otras consecuencias pueden tener tan encomiables actos? Para empezar, cuando nadie (especialmente los menores de cuarenta años) se acordaba ya de Franco, este asunto lo ha resucitado de alguna forma a las puertas del Día de Difuntos (para otros, Halloween). Y díganme, ¿es conveniente resucitar a un dictador?


Parece razonable despotricar del franquismo no tanto por la Seguridad Social o el desarrollismo o la inauguración de pantanos como precisamente por ser dictadura, es decir, un régimen no democrático en el que no se puede ejercer la libertad política. Pero el mejor legado de un dictador no son tanto sus restos mortales como el modus operandi, el control y la supresión de libertades. Ahora se da la paradoja de que los más acérrimos antifranquistas pueden estar homenajeando al dictador del mejor modo posible, es decir, empleando sus métodos. Por ejemplo, una ley –sea estatal o autonómica– que busque rescribir la historia y penalizar a quien disienta de la versión oficial, está utilizando métodos de dictador. Y podríamos seguir con más ejemplos.

Y otra cuestión no menor. Durante varias décadas las personas de derechas y de izquierdas han caminado juntas para hacer de España un país libre y moderno, del que estar orgullosos. Ahora, resucitar cadáveres propicia que “rojos y fachas” de nuevo se vuelvan a tirar los trastos a la cabeza, primero en el Parlamento, para que luego los más descerebrados se rompan el cráneo en la calle.

Y menos mal que no llegaron a abrir el féretro de Franco. ¡Igual todavía estaba vivo dentro! ¡Feliz Halloween!

Comentarios

  1. Felicidades. Muy buen artículo.
    Yo tampoco entiendo a la gente que se preocupa porque uno de los errores de España (que también hizo cosas buenas, no lo olvidemos) esté enterrado en un momento histórico de la Guerra Civil.
    Encima unos 45 años después. Quién se acordaba ya! Por si no fuera poco siguen: que si cambiar el nombre de las calles, que si desenterrar muertos...
    En fin, que así va España. Muchas gracias profesor Carlos Villar.
    Un saludo.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Entradas populares de este blog

Dos microrrelatos aumentados

En su extraordinaria intervención en el pasado taller de crítica y creación literarias, Leticia Bustamante nos dio una lección sobre los diferentes tipos de microrrelatos aumentados, entre los cuales se hallaban los inspirados por/ complementados por/ ininiteligibles sin/  una imagen.

Sesiones como aquella te amplían enormemente los horizontes, y aprendes que el microrrelato puede surgir de donde menos te lo esperas. Confieso que no he practicado demasiado tal tipo de narración aumentada, pero a veces recuerdo esta amplitud de posibilidades y me veo inclinado a proponer un minitexto asociado a una imagen. Valga este modesto ensayo en el subgénero como iniciación sin la menor pretensión,  salvo la de contar con la benevolencia de mis sufridos lectores.

El primero debe su inspiración a la campaña primavera-verano de Cortefiel.

¿Y DESPUÉS?



–Bueno, preciosa, y después, ¿qué te apetece hacer? [Con la pasta que me llevo gastando, a ver si consigo llevármela al huerto].

–Ay, no sé, la noche e…

¿Cuánto cuesta el procés del procés?

¿Cuánto nos cuesta el procés del procés?  Jueces de alto nivel y altos sueldos, fiscales, abogados del Estado, secretarios, ujieres, policías, funcionarios de prisiones, prisiones , transportes, y muchos otros gastos que no quiero ni imaginar. Que doce dirigentes catalanes hayan (presuntamente) incurrido en rebelión, o sedición, nos cuesta a los contribuyentes millones de euros, que, valga el tópico, darían más fruto en áreas como alimentación, vivienda, sanidad o educación.

Pero lo más caro de este juicio no es necesariamente lo económico. Su marcada teatralidad parece servir para difundir la causa independentista dentro y fuera de nuestras fronteras , para cuestionar la justicia española, y animar a que los tribunales europeos nos sigan humillando.

Imaginemos que, al concluir, los encausados recibieran las condenas que probablemente merezcan. ¿Las cumplirán, o acaso un magnánimo gobierno abierto al diálogo les acabará indultando? Incluso en este supuesto, la condena merecida no habr…

REINA ROJA, de Gómez-Jurado

Acabo de terminar Reina roja, última novela de Juan Gómez-Jurado, uno de nuestros superventas más consolidados. Es lo primero suyo que he leído, y confieso que me ha atrapado de principio a final. Esto puede parecer un elogio un tanto tópico, pero declaro que para mí resulta cada vez más infrecuente.

La novela trata de la investigación parapolicial de una desigual pareja formada por Jon Gutiérrez, inspector caído en desgracia, y Antonia Scott, una superdotada y superatormentada. Ambos han sido reclutados para prestar servicio en un cuerpo secreto que investiga los crímenes más delicados o inquietantes.

La novela se compone de una serie de fórmulas narrativas que funcionan. Los protagonistas, a pesar de ser tan discordantes, tienen su química: ella es una friki hipervulnerable y él es un poli bueno corpulento, vasco practicante, y gay fuera del armario. La historia de secuestros y chantajes está bien hilada; las descripciones son detalladas y con una cinética precisa y gráfica; el tono e…