SALUDOS, LECTORES...

SALUDOS, AMIGOS, LECTORES Y VOYEURS, Y BIENVENIDOS A ESTE BLOG.


SI QUIERES ECHAR UN VISTAZO A MIS LIBROS, HAZ CLIC AQUÍ,

O VISITA MI PÁGINA WEB: www.carlosvillarflor.com


domingo, 27 de enero de 2019

Sherlock Holmes en Barcelona


 
Composición: David Villar

Hay personajes que apuran su dimensión freudiana y acaban matando al padre. Sucede con frecuencia, curiosamente, entre los investigadores criminales. Pensemos en los personajes de Millenium, que no han necesitado de su creador, Stieg Larsson, para seguir vivitos y coleando. Igualmente acaba de salir una reciente novela con Pepe Carvalho como protagonista, quince años después de la muerte de Vázquez Montalbán.

El investigador criminal por excelencia, Sherlock Holmes, ha sentado muchos precedentes al respecto. Se cuentan por centenares los novelistas que han resucitado al inglés de la pipa y a su asistente Watson en los llamados apócrifos o pastiches holmesianos. Entre estos hay varios españoles, uno de los primeros Jardiel Poncela en 1939 con sus Novísimas aventuras de Sherlock Holmes. Entre ellos destaca un escritor muy querido para mí, Javier Casis, cuya obra holmesiana ha sido recientemente recomendada por el mismo Pérez Reverte.

Pues bien, este miércoles 30 de enero hablaré de uno de los más destacados apócrifos holmesianos escritos en castellano, Los misterios de San Gervasio, escrito por Carlos Pujol hace un cuarto de siglo. Es una novela fascinante, que comienza imitando al modelo y se va por unos derroteros que Doyle jamás se atrevió a plantear. Mi intervención será en Barcelona, donde también transcurre esta aventura apócrifa, en el seno de unas jornadas organizadas por la Universidad Internacional de Cataluña. La entrada es libre, pero hay que inscribirse previamente en el siguiente enlace

Os espero (si eso).

domingo, 20 de enero de 2019

Definición de Populismo

Recientemente asistí a una magnífica charla sobre el populismo en la política actual, a cargo del catedrático de Historia Contemporánea Pablo Pérez López. Hacía tiempo que no escuchaba una charla tan amena, profunda, ordenada y bien argumentada a la vez. Una delicia, pues. Paso a destrozarla un poco.
          A pesar de que hoy se usa el término “populismo” con bastante laxitud, como una descalificación, para que la definición sea adecuada el sujeto debe cumplir un perfil. El populismo se basa en un líder con carisma (o así lo cree él) que se postula como el vínculo directo entre el Pueblo y su gobierno, prescindiendo del estrato intermedio, el sistema político, que resulta una casta superflua toda vez que ya ha llegado él como interlocutor y protector del Pueblo.
          El concepto de Pueblo adquiere así nuevos significados. Pasa a ser esa masa anónima que quiere y acepta al líder, y que lo exprese o no, respalda punto por punto las decisiones de este. De aquí deriva también el concepto de No-pueblo, la parte de la ciudadanía que, por su intrínseca ceguera, no acata la doctrina del líder. El No-pueblo ha de ser re-educado o, en su caso, suprimido, sea política o físicamente.
          Con el líder como intérprete supremo de las necesidades del Pueblo es lógico que, una vez en el poder, resulte innecesario elegir sucesores mediante un sistema tan burgués como el sufragio universal. El Pueblo ya se ha expresado, y su voluntad es inequívoca. Por eso, el buen líder populista se afana por impedir que haya elecciones venideras que puedan cometer el error de apearle. Como dirían ahora algunos politólogos, “es que la gente vota a cualquiera”.
          El profesor Pérez López citó a varios estudiosos y puso numerosos ejemplos de líderes populistas del siglo XX: Hitler, Stalin, Mao, Pol Pot, Nasser, Fidel Castro, Perón, Kim Jong-un, Chávez… Las preguntas del público le animaron a definir el panorama español, y afirmó que el independentismo catalán es el colectivo más populista que tenemos, con su radical exclusión del No-pueblo que no les vota; luego le sigue Podemos, aunque en un declive de carisma; Vox, sin embargo, carece de alguno de los ingredientes básicos de la definición técnica de populismo.

         Al final vencí mi timidez natural para hacer la última pregunta. Si el nacionalismo y el populismo son los cánceres de la democracia, ¿qué hay de otros posibles tumorcillos como el hecho de que los candidatos actuales tengan que ser jóvenes, guapos, peludos y abonados a gimnasio? El profesor Pérez López me lo aclaró con agudeza. Porque algunos de los establecimientos comerciales que más triunfan en nuestras ciudades son precisamente las clínicas de belleza y los gimnasios. Tenemos lo que nos merecemos. Cuando las sociedad cambie, la política cambiará.