SALUDOS, LECTORES...

SALUDOS, AMIGOS, LECTORES Y VOYEURS, Y BIENVENIDOS A ESTE BLOG.


SI QUIERES ECHAR UN VISTAZO A MIS LIBROS, HAZ CLIC AQUÍ,

O VISITA MI PÁGINA WEB: www.carlosvillarflor.com


domingo, 11 de noviembre de 2018

Emile Ratelband, un joven en cuerpo anciano


Confieso que unas de las personas que más he tenido presente este fin de semana es Emile Ratelband, un holandés de 69 años que se siente con un cuerpo de 49 y, por consiguiente, ha solicitado a los tribunales que modifiquen su partida de nacimiento y le quiten veinte años de encima. El señor Ratelband, padre de siete hijos de tres mujeres, quiere seguir postulando como soltero de oro y declara que la edad oficial le corta el rollo en las plataformas de contactos tipo Timber.

El caso de este joven holandés encerrado en un cuerpo de anciano parece sacado de mi novelita Solo yo me salvo, aunque he de reconocer que, una vez más, la realidad supera con creces la ficción.

Es posible que los tribunales de su lugar de residencia no le concedan su reclamación… aún. Pero la lógica es aplastante: si se siente encerrado en un cuerpo de 49, e incluso tiene un médico dispuesto a reconocerlo, ¿por qué no le van a conceder un cambio en la partida de nacimiento, una cosa tan prosaica? ¿Por qué no puede contemplarse también el derecho a modificar el morfema de número?

Si la cosa prospera y se crea jurisprudencia a nivel europeo, es posible que yo mismo acabe solicitando un cambio de fecha. Aunque, en estos días en que llevo dando vueltas al asunto, no alcanzo a decidir si me quitaría años o me los pondría. En ocasiones me levanto con un cuerpo más remolón de lo deseable, y en esos momentos no haría ascos a una merecida jubilación anticipada. También pienso en las reducciones por senioridad en museos, espectáculos o transportes. Aunque, al igual que Hamlet le veía una pega al suicidio, yo también le veo una a este plan. En tiempos de Shakespeare, no se cotizaba a la Seguridad Social.

No hay comentarios:

Publicar un comentario