Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de enero, 2018

200

No, no se trata del famoso cómic de Frank Miller (pasado al cine por Zack Snyder) en temporada de rebajas. Se trata de la media de asistentes a cada una de dos veladas poéticas muy dispares celebradas la semana pasada en la muy ilustre ciudad de Logroño.
La primera fue el lunes 22 de enero y corrió a cargo de Luis García Montero, uno de los nombres de referencia en el panorama poético actual. Lo invitaba la Cátedra de Español de la UR, para mantener un coloquio abierto conducido por Xelo Candel, también profesora universitaria y poeta. Yo había tenido el privilegio de asistir aquella mañana a la rueda de prensa que concedió en la universidad, y pude charlar con él y presenciar la prometedora entrevista que concedió a Evelyn Pérez para el futuro Fábula 42. Digo esto porque, cuando acudí esa misma tarde el acto público, lo hice con la idea de apoyar con mi presencia un acto que podría no tener la concurrencia que merecía. En estos casos siempre recuerdo la conferencia que organicé años a…

Manzanas robadas, de Miguel d'Ors

Cada vez me cuesta más recomendar libros. Y también poetas. Pero este libro y este poeta son sin duda recomendables.

Manzanas robadas, de Miguel d'Ors Renacimiento: 2017.
BUSCANDO UN SABOR INTENSO
Si no fuera porque Miguel d’Ors no se merece el tópico, empezaría este comentario diciendo que no necesita presentación. Que hay pocas voces poéticas en nuestro panorama contemporáneo en lengua española que puedan acreditar una trayectoria tan consolidada. Así que no lo haré (más). Empezaré por el final. En el colofón (literal) del libro, d’Ors se sitúa frente al lector y le dice que “para/ que tú contemples tu cara/ te ofrezco un autorretrato”. En efecto, esta poesía aparenta un perfil alto que invita a reconstruir una semblanza del autor: amante del campo y la naturaleza, montañero empedernido, y capaz de elevarse desde “las flores amarillas de las xestas”, “el pajarerío que vivifica el monte” o el “azul frayangélico de esta mañana” hacia el sentir de la presencia de un “Amor injustificable…

El mejor superlativo de su generación

Esta semana vi un gran cartel en la entrada de una librería anunciando "La novela más hermosa que se ha escrito en La Rioja". Me recordó un editorial que escribí hace varios años para Fábula, que ahora rescato aquí.


EL MEJOR SUPERLATIVO DE SU GENERACIÓN
En ocasiones leemos en cierta crítica literaria frases en las que el crítico en cuestión, haciendo gala de vasta sabiduría y destreza con el Google, sentencia sobre un determinado escritor en los siguiente términos: “Fulano es sin duda el mejor novelista (/poeta/ dramaturgo/ cuentista/ estudioso de X/ etc.) de su generación (/del momento/ del país/ de su ciudad/ etc.)” Así, sin paliativos. Y se queda tan ancho.
Pues bien, analicemos la frase. Que yo afirme, por ejemplo, que Fulano es, siquiera en el entorno de su pueblo, el mejor poeta de su generación con una mínima pretensión de rigor implicaría haber cumplido varios requisitos previos. Para empezar, que yo haya realizado una completa búsqueda de todos los poetas susceptibles d…

La república de los Reyes Magos

Ayer los enigmáticos microorganismos que operan dentro de Facebook me sugirieron re-publicar (en plena fiesta monárquica) una entrada colgada en otro 6 de enero, hace dos años. La entrada a su vez remite a este blog, a un microrrelato sobre la inexorable epifanía (o revelación) que sufre todo infante español al que se le revela que sus queridos Melchor y cía. no son los auténticos donantes de presentes. Quienes nos hemos criado dentro de esta tradición hemos sufrido en mayor o menor medida tal desilusión, que marca el principio del fin de la inocencia. Pues bien, a veces me pregunto si esta bienintencionada parafernalia que los padres construimos en torno a la fiesta cristiana de la Epifanía no andará un tanto descaminada.
Es cierto que en los años en que dura el dulce engaño los niños se emocionan con las cabalgatas, con el turrón de los camellos, con la magia de que unos barbudos extranjeros te inunden de regalos porque sí. También es verdad que la desilusión referida no suele result…