SALUDOS, LECTORES...

Saludos, amigos, lectores y voyeurs, y bienvenidos a este blog.


Si quieres echar un vistazo a mis libros, haz clic aquí.

martes, 8 de abril de 2014

MARÍA TENA: EL CUENTO Y SU LABERINTO


A los que ya habíamos oído hablar a María Tena no nos sorprendió su particular combinación de entusiasmo, simpatía, claridad y erudición, pero tampoco nos dejó de admirar. María ha leído mucho y ha reflexionado más sobre el cuento, así que fue capaz de sembrar las dos horas (tan fugaces) de su intervención de citas, ejemplos, teorías, consejos, etc., todos bien hilvanados en un discurso coherente y puesto al día.
Sesión del 1 de abril de 2014
            Como de nuevo me veo incapaz de resumir su intervención (y acaso tampoco sea oportuno), me limitaré a destacar alguna de sus aportaciones en forma de aforismos. Cualquier inexactitud es mía y solo mía, que conste.
            –En los últimos años el cuento ha ido ganando en intensidad, despojándose de elementos superfluos. Los cuentos contemporáneos son cortos, despojados, plurisignificativos.
            –Es vital quitar lo que sobra, no dispersarse. En especial, quitar adjetivos.
            –Cualquier cuento bueno esconde algo. El arte de esconder es el fundamento del cuento moderno.
            –Sigue siendo válida la teoría del témpano de Hemingway: el cuento revela una octava parte de lo que ha sucedido. Pero tú, autor, debes conocerla íntegramente, investigando si es necesario.
            –Glosando a Chejov o a Cortázar, el cuento debe transmitir un trozo de realidad, una sensación, una síntesis de la vida y, a la vez, una vida sintetizada.
            –Escribir poesía es un buen entrenamiento para escribir cuentos.
            –El motor de un escritor es un deseo sostenido. Ya Pound decía que el esmero es la única cualidad del escritor.
            –La felicidad no es un buen tema literario. A diferencia de en la vida, en la ficción no hay quien la aguante.
            –El escritor tiene que apoyarse en su lado oscuro. Ser un poco “friki”, valga el coloquialismo, y explotar esa faceta. Y echarle muchas narices.
            –Sugerir antes que explicar. Y describir con los cinco sentidos, con imágenes, con objetos, con detalles, con símbolos.
            –La historia debe ser potente, original, extraña, inesperada.
            –El lector es inteligente. Acaso más que tú, autor.

2 comentarios:

  1. ¡¡Magnífico!! Toda una guía del arte de la transmisión de imágenes, sensaciones e ilusiones, a través del cuento. Una pena no haber tenido la oportunidad de haberlo presenciado en directo. http://jrdecea-cuentamelos.blogspot.com/

    ResponderEliminar