SALUDOS, LECTORES...

Saludos, amigos, lectores y voyeurs, y bienvenidos a este blog.


Si quieres echar un vistazo a mis libros, haz clic aquí.

domingo, 19 de mayo de 2013

Documentar la novela negra: Reyes Calderón


DOCUMENTAR LA NOVELA NEGRA
El martes 7 de mayo  tuvimos la suerte de contar en el IV Taller literario con Reyes Calderón, autora de novelas de intriga y reciente ganadora del “Premio Abogados de Novela” con El jurado número 10.
Un consejo: quien tenga la oportunidad de escuchar a Reyes Calderón, que no la pierda. Es una persona llena de sorpresas. La conocí el mismo día de su charla. Uno de los asistentes la había escuchado el año pasado y me recomendó que la invitara. Pero yo no sabía qué persona me iba encontrar. Toda una decana de la facultad de Empresariales de la Universidad de Navarra, madre de familia numerosa, escritora de éxito… Por algún motivo, me imaginé que sería una señora un tanto distante. Pero me equivoqué, Reyes transmite entusiasmo y cercanía, una cierta dosis de ánimo juvenil no exento de temeridad aventurera y un convencimiento de las posibilidades de la imaginación para crear mundos y resolver problemas.
Es difícil resumir los contenidos de su intervención de dos horas y media. En la primera parte, Reyes trató de la creatividad en general, nos animó a no ponernos límite, convencida de que todos tenemos alma de artista, si bien cada uno debe encontrar en qué faceta la puede desarrollar mejor. Glosó las características que debe tener todo artista: una enorme curiosidad —aunque conlleve un coste—; ilusión —“caerse siete veces, levantarse ocho”—, la búsqueda de nuestra propia verdad; y el esfuerzo —declaró que escribe ¡veintiocho versiones por página!
A continuación desarrolló la comparación de la escritura como viaje. Al igual que el viajero se plantea en primer lugar a dónde quiere ir, antes de comenzar a escribir hay que tener claro de qué se quiere hablar y qué se quiere contar, teniendo en cuenta que son conceptos diferentes. Y si no sabemos de qué hablar, salgamos a la calle a escuchar conversaciones, a observar a la gente, o vayamos a una biblioteca a descubrir libros al azar (como hace ella).
La segunda pregunta del viajero es: “¿Quién me va a acompañar?”. De igual modo, debemos conocer a fondo a nuestros personajes, ver qué les falta y qué les sobra e ir revelándolos poco a poco por medio de sus acciones. La tercera, el vehículo: una trama y subtramas sólidas, “sin huecos”, bien documentadas, enriquecidas por las “serendipias” o hallazgos casuales, y con un desenlace que satisfaga las principales preguntas que se le han ido planteando al lector.
Quizá de su larga charla destacaría el énfasis con que defendió la necesidad de que el novelista se documente sobre su material. Para Reyes Calderón es un deber con los lectores darles una información cabal y verosímil, y reconstruir para ellos los diversos ambientes con conocimiento de causa. En este sentido, nos reveló alguno de sus recursos. Por ejemplo, pedir consejo a diversos profesionales relacionados con la materia. En su género, la novela negra, ha conocido a varios abogados, jueces, policías, forenses, etc. con ocasión de pedirles asesoramiento. También nos contó que en ocasiones ha aprovechado viajes de trabajo a diversos países para escaparse de madrugada a conocer de primera mano los barrios conflictivos donde piensa ubicar alguna escena, para saber “a qué huelen” y qué tipo de personas los habitan. Esa curiosidad hermanada con el perfeccionismo la ha llevado a perseguir metas ambiciosas: por ejemplo, para una novela futura ha conseguido entrevistarse con miembros de servicios secretos extranjeros, aunque le haya costado dos años de gestiones
            En fin, lo dicho: el que tenga la oportunidad de escuchar a Reyes Calderón en una charla o presentación, que no la desperdicie.

No hay comentarios:

Publicar un comentario