SALUDOS, LECTORES...

Saludos, amigos, lectores y voyeurs, y bienvenidos a este blog.


Si quieres echar un vistazo a mis libros, haz clic aquí.

jueves, 21 de junio de 2012

MARTA RIVERA DE LA CRUZ: UNA CARRERA DE FONDO


“El oficio de escritor es una carrera de fondo”
El martes 5 de junio, Marta Rivera de la Cruz, finalista del Premio Planeta 2006, clausuró el III Taller de creación y crítica literarias.

La invitada comenzó explicando cuáles son, desde su propia vivencia, las funciones principales de la literatura: entretener, aprender más de uno mismo y del mundo y evadirse de una situación desagradable.
Foto y notas, Ascen Jiménez

La escritora afirmó que “solo hay una manera de aprender a escribir: leyendo y escribiendo”, pero se debe leer “con un destornillador en la mano”, usando la expresión de García Márquez, es decir, hay que esforzarse por averiguar los elementos que han convertido a una obra o a un pasaje en un texto que atrapa. Recordó algunos de sus primeros libros infantiles, como Las travesuras de Guillermo. El Werther, que leyó a los quince años, supuso un punto de inflexión: entendió que la literatura podía ser una forma de conocimiento propio, de aprendizaje de la sensibilidad, no solo un entretenimiento.
Marta Rivera de la Cruz explicó que el oficio de escritor no es “un sprint sino una carrera de fondo”, en la que la novela que cuenta es siempre la última y ejemplificó esta idea con su experiencia: su primera novela, Que veinte años no es nada, obtuvo el Premio Ateneo de Sevilla y un gran éxito de ventas y de crítica. Sin embargo, las dos siguientes no corrieron la misma suerte, por lo que pasó cinco años en los que únicamente escribía por encargo para poder subsistir. Por suerte, una anécdota le hizo reaccionar: una editorial le pidió que hiciera de “negro” para un personaje conocido; rechazó la oferta, pero esta le hizo replantearse su vocación, y el fruto fue su novela En tiempo de prodigios, con la quedó finalista del Premio Planeta en 2006, hecho que le ha cambiado la vida. Sin embargo, confiesa que “sigo viviendo la bonanza desde la distancia”.
Además, la escritora aprovechó para hacer una crítica de la edición en España: se publican demasiados libros cada año y habría que plantearse cuántos títulos puede asumir nuestro país. Las cifras de ventas que publicitan las editoriales suelen estar infladas: 2.000 ejemplares vendidos sería una cifra aceptable; 10.000 ya supone un éxito editorial; 50.000 te convierten en best-seller. Cuando una editorial anuncia que tal autor ha vendido 150.000, suele ser una especie de hipérbole. Por otro lado, las editoriales deberían racionalizar el precio de los libros electrónicos, ya que los costes son mucho menores que en papel. Que un libro electrónico cueste unos 16 € es un abuso, y una muestra de codicia por parte de las editoriales.