SALUDOS, LECTORES...

Saludos, amigos, lectores y voyeurs, y bienvenidos a este blog.

Si quieres echar un vistazo a mis libros, haz clic aquí.

sábado, 19 de mayo de 2012

CRITICA, QUE ALGO QUEDA

Miguel Ángel Muro con sus atentos oyentes. Foto: Ascen J.
La crítica resulta una fase fundamental de la labor de escritura, primero porque todo escritor tiene que ser antes lector, y tiene que saber discernir; pero también porque sin una razonable dosis de autocrítica el escritor no puede producir algo que merezca la pena. Por eso el profesor Miguel Ángel Muro impartió un año más unas nociones básicas para ejercitar la crítica. A diferencia de su sesión del año pasado, que analizó obras de autores consagrados, esta vez propuso como corpus unos relatos anónimos escritos en su mayoría por autores no profesionales, algunos limitados por requisitos de extensión y temática definidos por las bases de un concurso.

Además de cuestiones de gusto, hay aspectos que se pueden objetivar en cierta medida cuando se ejercita la crítica: la ortografía, el manejo de la lengua, el tiempo, la caracterización de personajes, etc. También conviene valorar la originalidad y el manejo del estilo. Teniendo en cuenta estos aspectos, Miguel Ángel Muro comentó con los participantes del taller los relatos propuestos, y se generó un animado, y a veces apasionado, debate sobre los elementos bien y mal construidos. De este modo práctico, se habló sobre la importancia de construir un principio y un final atractivos, la necesidad de crear una atmósfera envolvente, el peligro de la inverosimilitud y el valor de la estructura, entre otros muchos aspectos.

Por cierto, al final de la sesión, y sin dar nombres, don Miguel Ángel nos mencionó el inquietante rumor de que muchos de los autores de best-sellers de la actualidad tienen “negros” que les escriben sus obras. ¿Será verdad? Yo sospecho que lo es en más de tres o cuatro.

Dentro del ámbito de la crítica, el martes 22 teníamos previsto tratar la cuestión de la periodística, y estaba programada la presencia de Fernando R. Lafuente, director del suplemento cultural ABCD y excelente comunicador. Nos interesaba debatir el alcance de las reseñas de los suplementos, la consabida selección en virtud de criterios más comerciales que cualitativos, la inaccesibilidad de los suplementos nacionales (Babelia, Cultural de El Mundo, ABCD) a las editoriales pequeñas, etc. Por desgracia (y después de haber rehecho el programa para acomodarle), Fernando R. Lafuente nos ha comunicado que no podrá comparecer, por lo que la sesión del martes próximo estará dedicada por entero a la creación del diálogo en la ficción, a cargo de Rocío Arana.

sábado, 12 de mayo de 2012

LA ESCRITURA COMO VIAJE


Foto y notas: Ascen Jiménez
“Te acabas enamorando del sacrifico que supone escribir”

El martes, 8 de mayo, el escritor Andrés Pascual, autor de "El haiku de las palabras perdidas",  impartió la cuarta sesión de III Taller de creación y crítica literarias: del cajón a la librería. Andrés enfocó su charla “Viajar: diez enseñanzas para mejorar tu vida” en torno al mundo de la creatividad, porque, como declaró, la vida y la literatura caminan de la mano; de hecho, en ambas, el viaje hacia el interior de nosotros mismos va a ser igual de necesario, difícil y enriquecedor.
Con la pasión y la energía que le caracterizan, Andrés expuso los diez puntos que todo escritor debe tener presentes tanto para elaborar obras que interesen al público como para no decaer en la ardua tarea del proceso creativo. Dentro de estas normas se encuentra el construir un universo verosímil y diferente en cada novela, en el que se desarrollen unos personajes con una profunda espiritualidad y libres de nuestros propios prejuicios.
Ejemplificando con su experiencia, Andrés Pascual insistió en la necesidad de que los escritores calibren sus miedos, para diferenciar los reales de los ficticios, utilizando, para ello, el sentido común y el coraje. Igual de importante es que el autor se imponga una rutina en la que destine un tiempo para escribir, porque “el único momento para crear es el ahora”. 
Por último, dedicó la última parte de su charla a apuntar algunos aspectos relacionados con el marketing del escritor, una tarea imprescindible para que una obra literaria llegue a los lectores.          

martes, 8 de mayo de 2012

RESEÑA DE "...CLARA" EN "LA GACETA DE SALAMANCA"

Nuestra vecina del Paseo de Pereda sigue dando que hablar.

Esta reseña aparece en el suplemento dominical de "La Gaceta de Salamanca", el domingo 5 de abril de 2012.

Por cierto,  ¿habéis visto la portada en el banner de Casa del Libro? Lleva más de un mes apareciendo en la web, junto al último de Kate Morton. A ver si se pega algo.

sábado, 5 de mayo de 2012

EL MICRORRELATO: ASOMARSE PERO NO ENTRAR

Foto Ascen Jiménez
Rubén Abella, tripitidor en nuestros talleres de crítica y creación literarias, volvió a cumplir las elevadas expectativas de los asistentes, sobre todo de los que ya le oyeron en ediciones pasadas. Con ese entusiasmo y amenidad que le caracterizan, condujo la sesión sobre teoría y práctica del microrrelato, volcándose en cada pregunta, en cada ejemplo, en cada ejercicio. Tuvo la deferencia de proporcionar a los asistentes dos cuadernillos, uno con los puntos de teoría que iba a tratar, otro con una selección de microrrelatos de autores hispánicos.
Primero definió el género, también por negación (el microrrelato no es un chiste, o sentencia, o estampa, o pseudo-haiku…) Explicó que la brevedad no es requisito suficiente, si no va acompañada de tensión narrativa, intensidad y precisión verbal. Aplicando la analogía con las pruebas de atletismo, cada distancia tiene sus trucos y técnicas. El microrrelato requiere concentración, tanto para leerlo como para escribirlo.
            Ilustró estas nociones con una imagen entrañable tomada de su infancia: la del padre que, ante sus pequeños hijos expectantes, entreabre la puerta que da al salón donde reposan los juguetes en la madrugada del Día de Reyes. La rendija es estrecha pero suficiente. Igualmente, el microrrelato te deja asomarte, pero nunca entrar.
            Conectado con lo anterior mencionó otros ingredientes necesarios: la reverberación (ecos instintivos que provoca el texto), la narratividad intensa, la verosimilitud (aunque sea en un marco ficticio), la economía verbal, la densidad, minuciosidad, huida del cliché. etc.
            En definitiva, toda una lección impartida por un maestro que sabe de lo que habla. El que quiera comprobarlo, que lea su recopilación de microrrelatos “Los ojos de los peces” (ver una muestra en Fábula 28)