SALUDOS, LECTORES...

Saludos, amigos, lectores y voyeurs, y bienvenidos a este blog.

Si quieres echar un vistazo a mis libros, haz clic aquí.

sábado, 28 de abril de 2012

LA ARQUITECTURA DE LA NOVELA

“La estructura tiene que ser tan creativa como los personajes”

Foto y notas de Ascen Jiménez
El día 24 de abril tuvo lugar la segunda sesión del III Taller de creación y crítica literarias: del cajón a la librería, que corrió a cargo de Jesús Ruiz Mantilla, escritor y periodista de El País.

Bajo el título “La arquitectura de la novela”, Ruiz Mantilla planteó la importancia que tiene la estructura en una novela, que determina el carácter y la efectividad del relato, y reivindicó la necesidad de que todo escritor se la plantee antes de ponerse a escribir.

Desde los griegos, la importancia de la estructura ("un escenario pensado para que las ideas fluyan") ha sido vital para crear una obra en la que haya coherencia y continuidad en la trama. Además, a partir del siglo XX, la narración encuentra en la estructura un elemento para jugar, para crear., para fomentar la interdisciplinariedad en las artes. 

Ruiz Mantilla explicó su concepto de estructura con ejemplos tomados de sus propias obras. Así, los veinticinco capítulos de Preludio tratan de simular el ritmo de los otros tantos Preludios Op. 28 de Chopin. Con su última novela, Ahogada en Llamas, se ha planteado que la estructura “esté ahí pero no se note”.

Además, Ruiz Mantilla incidió en que todo autor, antes de comenzar a escribir, se debería plantear la siguiente cuestión ética: “¿Servirá de algo lo que quiero escribir?”, que lleva implícita la pregunta “¿Qué me aportará a mí y a los demás?”. Sin duda, una reflexión que evitaría la publicación masiva de libros.

El próximo jueves, día 3, tendrá lugar la tercera sesión con Rubén Abella, último finalista del Premio Nadal por El libro del amor esquivo.

"SOLO YO ME SALVO": RECIENTES ENLACES DE PRENSA


El Diario Montañés: 9 de abril de 2012

"La recopilación de relatos satíricos de Carlos Villar se presenta en el Ateneo"
http://www.eldiariomontanes.es/v/20120409/cultura/literatura/recopilacion-relatos-satiricos-carlos-20120409.html



El Diario Montañés: 12 de abril de 2012
"Carlos Villar presenta hoy en el Ateneo los relatos de "Solo yo me salvo"

http://www.eldiariomontanes.es/v/20120412/cultura/literatura/carlos-villar-presenta-ateneo-20120412.html


El Mundo (Cantabria): 13 de abril de 2012
"Carlos Villar presenta a Malaquías Winkle"

El Diario Montañés: 14 de abril de 2012
"Alta papelería y nuevo libro"
http://cabeceras.eldiariomontanes.es/el-mirador/noticia/486/alta-papeleria-y-nuevo-libro.html

19 abril 2012, con Alonso Chavarri y Jesús Herrán. Foto: Juancho Ruiz

La Rioja, 19 de abril de 2012
"Carlos Villar rescata una novela delirante y satírica con Logroño como capital de la república"
http://www.larioja.com/v/20120419/cultura/carlos-villar-flor-rescata-20120419.html

Noticias de La Rioja: 21 abril 2012
"¿Un mundo feliz"?

La Rioja (digital) 23 de abril de 2012
"... Un sarcasmo bienhumorado sobre el futuro"
http://www.larioja.com/agencias/20120422/mas-actualidad/cultura/villar-flor-edita-solo-salvo_201204221018.html

sábado, 21 de abril de 2012

RAZONES PARA LA ESCRITURA

Me propongo redactar unos breves resúmenes de los puntos principales tratados en las sesiones semanales del III Taller de Crítica y Creación Literarias. La primera sesión, que impartí yo, se titulaba “Razones para la escritura”. Un tema obligado al comienzo de un taller de estas características, y apto para romper el hielo entre los presentes. (Por cierto, un año más los asistentes manifiestan un interés extraordinario).
         Como paso previo e ineludible a toda vocación escritora, nos centramos en la importancia que tiene estar “enganchado” a la lectura. A lo largo de mi intervención me basé en textos aparecidos en los diversos editoriales de la revista Fábula, y para este aspecto, en concreto, glosé el aparecido en el número 16, pergeñado por Eugenio Sáenz de Santa María, que extracto aquí:
Los Libros: Hay libros buenos y libros malos. La lectura a veces es un placer y otras (muchas) un camino tortuoso pero necesario que nos llevará a otros libros más bonancibles. Las categorías no son, por tanto, absolutas, y lo que para unos es una obra de arte sublime, para otros no deja de ser un mamotreto de cientos de páginas intragable. La paciencia es, en estos casos como en tantos otros, la mejor consejera.
La Singladura: consecuencia de lo anterior, leer es navegar. Y al igual que a bordo de un velero, en ocasiones el mar-libro obliga al Lector-marino a luchar contra una tempestad que agita nuestra embarcación y en otras ocasiones, le mece, dejándole a merced del aburrimiento y el tedio, en medio de una calma chicha que se extiende durante cientos de millas-páginas.
El Silencio: con independencia de que tengamos entre manos un libro tempestad o un libro que nos deje al pairo durante semanas, leer nos reconcilia con el silencio, con el sonido único de nuestro propio corazón.
Los momentos: Sucede a veces, y conviene saber apreciar esos escasos momentos en que la lectura es un placer intenso, un gozo, el puro deleite. En esos momentos únicos, ni el tiempo ni la materia existen (pero sí, como se ha indicado, el silencio).
La Soledad: Leer es saber estar solo. O para ser precisos, para disfrutar la lectura (para que sea un placer y no una carga) el Lector tiene que tener firmado un pacto amable con la soledad. Que la soledad no estorbe, sino que sea buscada de propósito. El Lector está solo junto a su libro.
La Compañía: A pesar de la aparente paradoja según lo dicho,  el Lector sabe, cuando se recluye en su biblioteca o acude a la municipal, que no está solo. Es sabido que los libros recogen las voces del pasado: susurros o gritos susceptibles de hacer más llevadera la existencia. Y nada mejor para un espíritu sensible que la compañía de esos autores que supieron plasmar en sus escritos las pasiones del ser humano.
La Búsqueda I: Leer y saber qué leer nada tiene que ver con el mercado editorial (…). A veces sucede que lo que nos sugiere (o impone) el mercado es lo que conviene leer, pero eso ocurre con la frecuencia con la que se alinean los astros, aproximadamente una vez cada millón de años. Por el contrario, son los propios libros los que nos llevan de la mano, con delicadeza de padre/madre abnegados, hacia otras lecturas, y éstas a otras, así arrastrándonos hacia una espiral infinita. Ni siquiera la ceguera (…) se convierte en un obstáculo insalvable.
La Búsqueda II: Los Lectores constituyen una hermandad no sometida a los rigores de la clandestinidad. Son una secta buena cuyos miembros transmiten sus hallazgos a otros cofrades con ilusión desbordada. El boca a boca es, pues, uno de los medios más seguros para alcanzar aquellos libros que nos hagan felices.
La Búsqueda III: No obstante las dos anteriores vías para hallar lecturas jugosas, y porque es un enfermo compulsivo que no puede evitar su demencia, el Lector lee todo lo que cae en sus manos. De hecho, esta característica es lo que ayuda a diagnosticar esta psicopatía (Askildsen dixit). El Lector de raza lee hasta los prospectos de los medicamentos, donde con una pizca de sensibilidad que se tenga, se pueden conocer el origen y la consecuencia del dolor, de la angustia, del deseo sexual (y su ausencia), así como constatar que la ingesta masiva de fármacos nos pueden llevar, si no calculamos bien el tiro, a la muerte o al coma.
La Emulación- El Lector de raza comprende que emular a su escritor favorito es tarea vana. El talento es un don que no todo el mundo posee, por lo que lo mejor, en la mayoría de los casos, es gozar del placer de la lectura y olvidar las torturas de la creación literaria.
La condena: En resumen, el Lector enfermo lo es por una sola y sencilla razón. No puede evitarlo.

¿POR QUÉ ESCRIBIR?
En segundo lugar, abordamos las motivaciones que nos pueden mover a escribir. Los asistentes aportaron sugerencias con entusiasmo y convencimiento. De entre todas las aportaciones que surgieron, destacan las que siguen:
Por la necesidad de contar, de compartir, de exteriorizar lo que uno lleva dentro.
Para dar forma a las emociones que nos rondan, a las ideas.
Para entender el mundo y entenderse a uno mismo.
Como terapia frente a las frustraciones cotidianas.
Para jugar a ser otro, con otro.
Como acto de trasgresión.
Para imponer (adaptar, exponer) mi punto de vista sobre la realidad, buscar respuestas, ordenar el caos.
Por el puro placer de crear; de llevar las riendas (por una vez). El escritor, ante todo, manipula, siempre en el buen sentido, y acaso en el malo también.
Para educar, sobre todo a los más jóvenes.
Para trascender, para perdurar.
Como evasión.
Escribir para gustar, para gustarse, incluso para enamorar.
Para reivindicar.
Y, finalmente, ¿por qué no? por vanidad. Pero una vanidad salvable, la de la madre que muestra orgullosa a su bebé.
         En algún momento adorné nuestras reflexiones con editoriales de Fábula, como el del número 14, y aforismos tomados de Cuadernos de Escritura, de mi admirado Carlos Pujol. Uno de mis favoritos: “Se escribe para oír la música de dentro” (14), o este otro tan democrático, que me sirve de colofón: “La afición a escribir es algo incurable; por eso nunca hay que desaconsejar a alguien que siga haciéndolo, aunque lo haga muy mal. Hobby dominguero, actividad privada, literatura del montón, best-seller o gran arte, tanto da, a la larga Dios reconocerá a los suyos. En resumidas cuentas, cada cual escribe como puede y no como quiere.” (16)

miércoles, 11 de abril de 2012

PRESENTACIÓN "SOLO YO ME SALVO"

¿Por qué derroteros irá la opinión pública española dentro de medio siglo? ¿Cómo afectará a las generaciones venideras una educación cada vez más visual y menos humanista? ¿Cómo se armonizarán las tendencias al laicismo o al indiferentismo religioso con la creciente influencia de otras religiones, en especial la musulmana? ¿Cómo se desarrollará el lenguaje? ¿Triunfarán los circunloquios considerados "no-sexistas"? ¿Cómo evolucionará el concepto de familia? ¿Estará la justicia cada vez más mediatizada? 

Estas son algunas de las preguntas que plantea mi última (mini)novela, si bien en clave de comedia, resucitando un género poco habitual en la narrativa española, la distopía satírica.

La acción arranca un día de mediados del siglo XXI, en la República Tolerante de España, donde el nonagenario fraile Malaquías Winkle, que ha vivido recluido durante años, despierta acusado de no haber comparecido a la eutanasia reglamentaria a la que todo ciudadano se debe someter al llegar a los 71. En las horas que transcurren durante los trámites burocráticos encaminados a aplicar tal medida de igualdad, su acompañante Cruz le guía en su descenso a un dantesco purgatorio postmoderno, donde puede comprobar cómo han evolucionado la infancia y juventud, la educación, la política, la ética, la religión, el lenguaje o la opinión pública en las últimas décadas. La excepcionalidad de su caso se convierte en motivo de escándalo entre los sectores más concienciados de la sociedad, y la tercera fuerza política del país, Islam Unido, se plantea utilizarlo como moneda de cambio para presionar al gobierno.

El libro, que recibió una ayuda a la edición de CajaBurgos en 2011, se completa con siete relatos en orden inverso de extensión, en los que conocemos los dilemas de un eterno opositor, asistimos a un estreno de Disney, comprobamos la resistencia de un universitario a donar sangre, nos enzarzamos en debates metafísicos de tasca, nos solidarizamos con los esfuerzos del profeta Jonás por encontrar editor, o presenciamos la angustia del pequeño empresario que quizá deba cerrar su negocio.

La "puesta de largo" del libro fue en el Ateneo de Santander, el 12 de abril, presentado por Gonzalo Martínez Camino, profesor de la Universidad de Cantabria, y por Jesús Herrán, editor.

Más información en el enlace "Solo yo me salvo"

Enlace con la noticia de El Diario Montañés del 9 de abril de 2012

jueves, 5 de abril de 2012

NOCHE ZAMORANA

Para entrar en ambiente, bajo aquí un relato de Jueves Santo, incluido en Solo yo me salvo.

NOCHE ZAMORANA

Procesión de "Los borrachos", Zamora


                        Zamora, jueves de abril, once de la noche. Hoy por fin Marquitos va a poder lucir su flamante túnica procesional y su puntiagudo capuchón, y podrá erigirse en cofrade de pleno derecho y deber en la Dolorosa. Sólo que va a llegar un poco tarde, jobar. Si mamá no se hubiera puesto tan pesada con eso de que se limpiara bien los zapatos, con Kamfor bien untados con el cepillo pequeño primero y luego dejándolos reposar una hora, y después frotarlos con el cepillo grande de brillo. Sin embargo, había valido la pena, pensaba Marquitos mientras adelantaba a zancadas por la calle de Santa Clara, mirándose la rutilante punta del zapato por entre los orificios de su capirote. Anda que no iba a fardar hoy, ni nada. No todos los niños de nueve años tienen oportunidad de desfilar junto al cofrade mayor llevando el cirio procesional.
                        Él era, sin lugar a dudas, un privilegiado.
                        Al atajar por el callejón vislumbró uno de los baruchos abiertos en aquella noche especial, y a sus dos únicos parroquianos bebiendo vino con tacos de queso y jamón. Hombres malos, sin lugar a dudas, pensó, que no quieren desfilar en la procesión, que seguro que no aguantarían ni una hora en pie con la vela en las manos. Eso fijo. No les dedicó mucho pensamiento, pues enseguida se absorbió en inquietantes problemas tales como el modo de resolver discretamente un eventual picor de nariz, y similares.
                      Dentro de la mugrienta tasca, aislados del procesional ruido e incluso de la atención del dueño, extasiado ante un partido de baloncesto televisado entre el Real Madrid y el Olimpyakos, los dos hombres consumían la noche y los tacos de jamón y queso. Uno de ellos sacó al tasquero de su arrobamiento baloncestístico.
                        —Marcelo, tráenos más vino y más pa picar, quieres.
                        —Ahora va.
                        Marcelo remoloneó un poco mientras presenciaba el último tiro libre, y seguidamente trajo otra botella de rioja Tondeluna y un queso entero con su tabla y cuchillo.
—Lo partís vosotros, vale, que esto está muy interesante.
                        Los dos parroquianos bebieron en silencio. El más alto rebanó unas lonchas gruesas y ambos comenzaron a engullir, la cabeza baja, las narices coloradas. Tras unos minutos, rompió el silencio masticable.
                        —Dimas, tú de esto debes saber. ¿De verdad matamos a Dios en una cruz?
                        —¿Y cómo te da por eso ahora? —intentó articular Dimas.
                        —¿Pues cómo no me va a dar? En esta ciudad y en estas fechas... ¿No oyes otra vez los tambores? Casi doscientos mil turistas se vienen todos los años, a vernos desfilar a los zamoranos. A ver nuestras cruces y nuestros cristos. Acuérdate de cuando éramos críos. Y yo digo, todo eso, ¿pa qué? ¿Es nuestro jodío reclamo turístico? ¿Es como el carnaval pero con hábito negro en vez de enseñar el ombligo? ¿No te parece que todo esto es un montaje?

III TALLER DE CRÍTICA Y CREACIÓN LITERARIA

Por tercer año consecutivo, Acen Jiménez y yo nos hemos embarcado en la organización de este taller, que en las dos ediciones anteriores contó con un público muy entregado. Reproduzco la información que aparece en la página de la Universidad de La Rioja, y adjunto el enlace con la noticia del diaro La Rioja, que la amplía.


2 de abril de 2012
III Taller de Creación y Crítica Literarias 'Del cajón a la librería' organizado por ARLEA y la Universidad de La Rioja.
La Asociación Riojana de Lectores, Escritores y Artistas (ARLEA) y la Universidad de La Rioja han organizado el III Taller de Creación y Crítica Literarias que, del 17 de abril al 5 de junio, gira en torno al título 'Del cajón a la librería'.

Está dirigido a mayores de 18 años interesados en mejorar la calidad de sus escritos y aprender más de sus lecturas, ya que en cada sesión se profundizará en aspectos literarios diferentes (los diálogos, la estructura, la capacidad de crítica, etc.), que dotarán a los participantes de las técnicas necesarias para desentrañar los elementos que forman una novela.

Las ocho sesiones, de dos horas y media cada una –impartidas en el Centro Cultural Ibercaja de 19.00 a 21.30 horas-, constan una parte teórica, en la que el conductor desarrollará un componente literario; y otra, en la que se podrá en práctica el tema expuesto a través de ejercicios o relatos del propio ponente, de otro autor o de alguno de los asistentes.

Los interesados en inscribirse pueden hacerlo poniéndose en contacto a través del correo-e info@revistafabula.com o del teléfono 941 299 424; cumplimentando la hoja de inscripción y abonando 20 euros (10 en el caso de los socios de ARLEA). Los organizadores han solicitado la convalidación del taller por un crédito lectivo. Además, se llevará a cabo una selección de los escritos presentados entre los asistentes para su posterior publicación.

Carlos Villar Flor será el encargado de inaugurar la actividad el 17 de abril con el taller 'Razones para la escritura', sobre los motivos que impulsan a alguien a escribir.

El martes 24 de abril será el turno de Jesús Ruiz Mantilla que, en su sesión 'La arquitectura de la novela', tratará sobre la importancia de la estructura.

El jueves 3 de mayo, el filólogo Rubén Abella ofrecerá el taller 'El microrrelato. La verdadera historia', sobre uno de los géneros literarios con mayor auge.

El martes 8 de mayo intervendrá en el taller Andrés Pascual, que disertará 'Viajar: diez enseñanzas para enriquecer tu creatividad'.

Miguel Ángel Muro, profesor de Teoría de la Literatura en la Universidad de La Rioja, impartirá el taller 'Mejorar con la crítica', en el que propondrá la lectura crítica de varios relatos, el martes 15 de mayo.

El martes 22 habrá una sesión doble. La primera parte la dirigirá Fernando R. Lafuente, subdirector de ABC y director de ABC Cultural, que planteará el tema 'La novela en la crítica periodística'; la segunda parte correrá a cargo de Rocío Arana, quien se centrará en 'El diálogo en la narrativa. Estrategias para dinamizar la acción y conseguir naturalidad'.

El martes 29 de mayo Ricardo Mora ofrecerá la sesión 'Los márgenes del canon', sobre la vigencia de las novelas; y Rocío Arana impartirá 'El diálogo en la narrativa. Estrategias para dinamizar la acción y conseguir naturalidad II'.

Finalmente, el martes 5 de junio Marta Rivera de la Cruz impartirá el taller 'El oficio de escritor', donde abordará las tareas que conlleva dedicarse a la escritura.